El Comercio
Real Oviedo

El Mirandés resiste en Anduva pese a atravesar su peor momento

Terrazas se saluda con Hierro en el encuentro de la primera vuelta en el Carlos Tartiere.
Terrazas se saluda con Hierro en el encuentro de la primera vuelta en el Carlos Tartiere. / MARIO ROJAS
  • El conjunto burgalés es penúltimo y va por el tercer entrenador esta temporada, tras casi cuatro campañas con Carlos Terrazas al frente

El Mirandés está coqueteando esta temporada con el descenso como no lo había hecho en las últimas campañas, en las que con Carlos Terrazas al frente llegó a pelear por el ascenso. Sin embargo, el técnico vizcaíno ya no está y la situación del equipo es muy delicada.

Una prueba de ello es que el banquillo, que pasaba por ser uno de los más estables de la categoría, ya va por su tercer inquilino esta temporada. Los mirandeses comenzaron la campaña con Terrazas al frente, pero fue destituido tras deiciséis jornadas y sustituido por Claudio Barragán.

El que fuera entrenador del Cádiz y la Ponferradina, entre otros equipos, no duró más que un mes en el banquillo de Anduva, ya que no acabó de encajar con la plantilla ni con la filosofía del club. Ahora, el técnico es Javier Álvarez de Los Mozos, que llegó al club de la mano de Terrazas, del que era segundo entrenador.

El Mirandés de las últimas cuatro temporadas podía considerarse un 'equipo de autor', ya que Carlos Terrazas no era solo entrenador. Ejercía de mánager general de la entidad y contaba con toda la confianza del presidente, Alfredo de Miguel, un empresario que llegó al fútbol sin demasiada experiencia, cuando la entidad se tuvo que convertir en sociedad anónima.

Hace cuatro temporadas Terrazas llegó al banquillo y también se hizo cargo de toda la parcela deportiva, encargado de confeccionar las últimas plantillas. El técnico vizcaíno tenía el control absoluto de una entidad que mantiene una estructura similar a la de cuando estaba en Segunda B.

En los años, casi cuatro, que estuvo en Anduva Terrazas implantó su particular forma de trabajar, que incluía una dedicación exclusiva al club. Una de las facetas que más llamaba la atención del vizcaíno eran sus viajes para seguir en directo a los rivales. Siempre en su vehículo se desplazaba a presenciar encuentros y no era extraño encontrarlo en campos tan alejados de Miranda como Almería o Córboba para recopilar información de los rivales. Esa es una costumbre que no era nueva para el técnico, que estuvo a punto de perder la vida en un accidente de tráfico a la vuelta de presenciar un encuentro en Madrid cuando era entrenador del Burgos.

Esta temporada el inicio de campaña fue bueno para el Mirandés, que no perdió ningún encuentro hasta la décima jornada. Sin embargo, desde entonces el equipo comenzó una mala racha que le tiene penúltimo. Sin embargo, en Anduva está obteniendo buenos resultados, ya que es donde sumó 19 de los 24 puntos que tiene en la actualidad.

El equipo se ha reforzado en el mercado de invierno con cuatro incorporaciones, las de Urko Vera, Usero, Álex García y Álex Quintanilla. La directiva ha hecho un llamamiento a sus aficionados para que acudan al encuentro del domingo, con una promoción de dos entradas por cinco euros. El conjunto burgalés cuenta con unos 3.700 abonados, de los que suelen acudir a Anduva unos 3.000.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate