Real Oviedo

fotogalería

Esteban lucha por su posición con Lago Junior, con David Fernández atento a la jugada. / A. GÓMEZ

REAL OVIEDO

Real Oviedo: Anduva reaparece como despertador azul

  • El equipo de Hierro se enfrenta al Mirandés con el propósito de frenar una racha de cinco derrotas consecutivas lejos del Carlos Tartiere

  • El Real Oviedo regresa este domingo al escenario en el que logró su último triunfo tras verse por debajo en el marcador

«Al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver», entona Joaquín Sabina en una de sus canciones. Un lema de vida que el Real Oviedo, por imposición del calendario, ya ha tenido que desafiar esta temporada en Cádiz y tratará de repetir con éxito este domingo en Anduva.

En el regreso al Ramón de Carranza, donde el oviedismo estalló de júbilo el 31 de mayo de 2015 al enterrar la etapa más negra de su historia, los azules lograron gracias a su primer triunfo a domicilio de la temporada un punto de inflexión que les permitió iniciar una serie de siete jornadas sin derrotas. El conjunto carbayón pretende continuar ajeno a los acordes de Sabina sobre el terreno de juego este fin de semana y repetir un regreso marcado por la felicidad en Anduva, el escenario en el que logró su última victoria tras verse por debajo en el marcador.

Desde esa remontada en el feudo del Mirandés, lograda en un ya lejano 13 de diciembre de 2015, no ha sido capaz de llevarse los tres puntos en un duelo en el que su rival perfora primero la portería. Los de Hierro se han ido a la lona con el primer golpe recibido en los cinco últimos encuentros disputados como visitante, saldados con derrotas. «Somos un equipo que cuando fuera de casa recibe un gol se acaba el partido y eso no puede ser», reconoció el técnico malagueño tras el último tropiezo sufrido en Almería, donde su equipo adoleció de nuevo de una falta de reacción que le está impidiendo alcanzar una regularidad en sus resultados.

Los apagones del cuadro azul lejos del Tartiere se repiten con frecuencia y amenazan su capacidad para asentarse entre los deseados seis primeros puestos de la tabla. «Si seguimos en esta línea de perder fuera no nos vamos a meter en 'play off'», expresó Toché, que dejó su firma para sellar el triunfo oviedista (1-2) en la última visita oviedista a Anduva.

Ese resultado, que impulsaba al conjunto dirigido en esos momentos por Sergio Egea hasta la tercera plaza, suponía el cuarto y a la postre último triunfo a domicilio de la temporada, ya que después llegarían unos problemas para llevarse los tres puntos en los desplazamientos que se han agravado este curso.

«Fue de los pocos que ganamos el año pasado», recordó Toché, que analizó alguna de las bases de aquella esforzado victoria contra los burgaleses sobre las que se puede construir el cambio de rumbo a partir de esta jornada. «No hicimos un gran partido, pero sí que supimos sufrir todos juntos y para mí fue una de las victorias más satisfactorias a nivel de grupo. Nos dimos cuenta de que si estamos unidos podemos sumar fuera de casa y esa es la mentalidad que debemos tener este año», expuso el murciano, que no obvió que en los encuentros celebrados fuera de la capital del Principado «el equipo tiene que hacer algo más» y reconoce que ahí está «nuestro punto flaco».

Una debilidad asumida en el vestuario azul, cuyos integrantes tratan de averiguar «dónde están los fallos» cometidos recientemente para poner fin a las derrotas y dar continuidad a los buenos resultados cosechados en el Carlos Tartiere. «Si ganamos algún partido fuera y aquí en casa seguimos fuertes, el 'play off' está hecho», aventuró el veterano delantero murciano, que dejó su impronta goleadora en los tres choques de la pasada campaña ante el Mirandés, ahora en una situación mucho más apurada que el pasado curso.

A pesar de ello, los burgaleses han sumado diecinueve de los veinticuatro puntos en su feudo, en el que cimentaron su buen inicio de temporada, ajenos a la derrota durante las siete primeras jornadas. «Parece que están en una posición muy mala, medio muertos, pero no hay ningún equipo que se dé por vencido. Se están jugando mucho y nos lo van a poner muy difícil», alerta Toché acerca de un duelo en Anduva que los azules pretenden convertir, como en el Carranza, en su despertador.