Real Oviedo

Susaeta espera que el equipo cambie fuera

Linares bromea con David Rocha en presencia de Susaeta en el entrenamiento de ayer.
Linares bromea con David Rocha en presencia de Susaeta en el entrenamiento de ayer. / ELOY ALONSO
  • En Miranda, con el apoyo de cerca de un nutrido grupo de aficionados azules en las gradas, «es el momento de dar un golpe sobre la mesa»

  • El centrocampista eibarrés considera que la imagen del Oviedo en los últimos partidos a domicilio es «inadmisible»

El Real Oviedo no gana a domicilio desde el pasado 30 de octubre cuando se impuso al UCAM por 0-1. Desde entonces los azules suman cinco derrotas como visitantes y además han caído ofreciendo una muy pobre imagen. El próximo domingo, los azules tienen una nueva oportunidad para revertir la situación ante el Mirandés, donde estarán arropados por cerca de un millar de aficionados. La plantilla no quiere dejar pasar una oportunidad para redimirse.

Uno de los veteranos del equipo, el centrocampista Susaeta, reconoció ayer que no pueden seguir ofreciendo la versión de los últimos encuentros como visitantes y aseguró que «dar la imagen que hemos dado en las últimas salidas es inadmisible».

El equipo azul se mantiene en la zona alta de la clasificación gracias a los buenos resultados como local y ahora Susaeta cree que es el momento de aprovechar esa inercia positiva del Carlos Tartiere para dar la vuelta a la situación. El eibarrés reconoce que después de una victoria «siempre se trabaja mejor en todos los sentidos», pero cree que ahora lo importante es reaccionar a domicilio: «Sabemos de la dinámica tan mala que llevamos fuera de casa y que hay que darle la vuelta».

La primera oportunidad será el domingo en Anduva, donde los ovetenses quieren, según explica susaeta, «dar un golpe sobre la mesa». El jugador destaca que estarán respaldados por muchos aficionados ovetenses. El centrocampista entiende que una victoria el domingo tendría importancia en un doble sentido, «tanto por moral como por afianzarnos arriba». Pese a ello, reconoce que será complicado, por la difícil situación que atraviesa el Mirandés, que afronta el encuentro como una final para salir de la zona baja de la clasificación. En cualquier caso, Susaeta lo tiene claro: «No vamos con excusas; vamos a por ellos».

Al analizar la mala racha de los ovetenses a domicilio, el centrocampista eibarrés no solo se queda con las derrotas, sino que lamenta la forma en la que se han producido. «Me fastidia mucho por cómo se han dado además las derrotas, que no han sido ni inmerecidas ni a última hora y eso duele», indica. Ante esta situación, el jugador considera que es el momento de hacer autocrítica y «exigirnos más e ir a por el partido, si hacemos más meritos seguro que estaremos en disposición de ganarlo, algo que no ha pasado en los últimos partidos».

El centrocampista insiste en que son un equipo con dos caras. En casa el Oviedo tiene «unos números que son muy buenos», ya que ha logrado tres victorias consecutivas como local. Susaeta recuerda que en Almería el equipo sufrió «una derrota merecida» y que ahora es el momento de «cambiar esa racha fuera».

Lo que no oculta el jugador ovetense es que el encuentro del domingo presentará muchas dificultades, pese a la mala situación del Mirandés. «A mí me cuesta lo mismo ir a Miranda que a jugar contra el Levante, son igual de complicados, no por la posición varía la dificultad, es todo tan parejo que no siento que haya tanta superioridad».

Una de las diferencias que tendrá el encuentro del domingo con las anteriores salidas es que el equipo estará muy arropado en la grada. Susaeta, por la experiencia en su cuarta temporada en el conjunto ovetense, no se sorprende de que sean cerca de un millar los aficionados que vayan a estar en Anduva, ya que recuerda otros partidos en Segunda B en la que los desplazamientos fueron masivos. El eibarrés asegura que «juntar a 800 o mil personas dice mucho de esta afición, por eso es una gran oportunidad de conseguir esos tres puntos, llevarnos una alegría». Por ello, recalcó que «debemos ir con esa ilusión y con esa determinación para ganar» e insiste en que «el fútbol es caprichoso y no siempre puedes vencer, pero dar la imagen que hemos dado en las últimas salidas es inadmisible».

Por último, el centrocampista aseguró que personalmente atraviesa un buen momento y que se encuentra cómodo con el nuevo sistema, de Fernando Hierro.