Real Oviedo

REAL OVIEDO

Real Oviedo | Fernando Hierro exige máxima intensidad

fotogalería

Fernando Hierro, en El Requexón, antes de comenzar el entrenamiento de ayer / ELOY ALONSO

  • El entrenador del Real Oviedo considera que ha llegado el momento de que el equipo de «un paso adelante fuera de casa»

  • El técnico quiere que el equipo sea mañana en Anduva el mismo que es en el Carlos Tartiere

El Real Oviedo quiere cambiar su dinámica como visitante. Y qué mejor que mañana en Anduva ante el Mirandés. Para ello, el entrenador Fernando Hierro pide que el equipo iguale al rival en intensidad e ilusión. También quiere que el equipo sea el mismo que saca los partidos adelante en el Carlos Tartiere, ya que estará respaldado por cerca de un millar de aficionados que espera les hagan sentirse como en casa. Y, al mismo tiempo, vuelve a quitar importancia al sistema y a insistir en que se adaptará a las circunstancias.

Tras la victoria del pasado domingo en el Carlos Tartiere, Fernando Hierro afirmó que las sensaciones para el encuentro de mañana son buenas y que tienen ganas de que llegue el partido para «dar un paso adelante fuera de casa». En este sentido, indicó que afrontan el compromiso con el ánimo de pelear por los tres puntos y que tienen que igualar en ganas lo que haga el Mirandés. E hizo hincapié en que el Mirandés no tiene que estar más apremiado que ellos. «Tenemos que igualarnos en intensidad, ilusión y ritmo. Tenemos nuestra propia clasificación y objetivo y en eso no nos puede ganar nadie».

El técnico malagueño insistió en el mismo mensaje. «La clave es igualarnos en intensidad porque cada uno tenemos nuestra guerra», advirtió Hierro. Pese a que el rendimiento del conjunto azul a domicilio no está siendo bueno, el entrenador considera que tienen que confiar en el grupo y «dar un paso adelante, confiar en nuestras fortalezas y tener personalidad». Además, el conjunto estará arropado por sus aficionados y eso debe ayudarles a que, en palabras del míster, «Miranda sea nuestro Tartiere». Y recordó que no hay motivos para que el equipo baje su rendimiento a domicilio porque, dijo, «todos los campos miden lo mismo».

Lo que no oculta Fernando Hierro es que se encuentran ante un reto complicado, ante un rival que necesita los puntos, y que está ofreciendo un buen rendimiento como local. No obstante, indica que los suyos también se juegan mucho. «Los puntos que se suman ahora son importantes ya de cara al tramo final de competición», afirmó e insistió en que «vamos con la ilusión y la motivación extra de toda la afición que nos apoya, para que los que vayan vean a un equipo dejarse todo en el campo». «Ojalá el viaje de regreso sea alegre para todos», se le escuchó. En definitiva, quiere que la afición regrese «orgullosa de su equipo».

Hierro volvió a quitar importancia al sistema y aseguró que «el fútbol es ganar o perder». «Si vences con un 4-4-2 cerrado, bien... Si no, con ese mismo sistema, dirán que no hay alternativa táctica», indicó. En esta línea repitió lo que viene diciendo desde que se hizo cargo del equipo: «No creo en sistemas, creo en la personalidad del equipo, en el factor global del equipo». El míster azul considera que al final se alude a los sistemas en función de los resultados, mientras que la realidad para él es que trata de adaptarse a las circunstancias de la disponibilidad de los jugadores y de cada encuentro.

En este sentido, dijo que, con la ausencia de dos centrales, Verdés y Óscar Gil, deberá buscar una solución, pero que al final se juzgará por el resultado. «Si ganas, se dirá que ha movido bien las piezas. Si pierdes, es que no tiene clara su idea y cambia mucho el sistema».

Finalmente, el entrenador dijo que está semana se ha trabajado el aspecto anímico para cambiar el rendimiento a domicilio y, sobre el hecho de tener que hacer varios descartes, señaló que «la gente compita y luche por su espacio, con competencia sana y entrenando, es fantástico».