Real Oviedo

Un millar de aficionados arropó al conjunto azul en el estadio de Anduva

  • Ni la superioridad numércia de los locales impidió que solo se escuchara a los ovetenses durante buena parte del encuentro

Ni las cinco últimas derrotas como visitante del equipo oviedista, ni la distancia, ni el frío invadió la zona, ni los 30 euros que costaba la entrada impidieron que el Real Oviedo estuviera arropado en Anduva por cerca de un millar de aficionados.

Los seguidores más previsores viajaron el sábado, pero la mayoría se desplazó ayer. Unos y otros hicieron que, como había pedido el entrenador Fernando hierro el pasado viernes, pareciera en muchas fases del encuentro que se estaba jugando en el Carlos Tartiere.

La afición local, que suele acudir al campo Anduva en un número que rondo las 3.000 personas, también se movilizó para el encuentro con la campaña puesta en marcha por el Mirandes (dos entradas al precio de cinco euros) y, de esta manera, el campo registró una de las mejores entradas de la temporada con casi 5.000 aficionados.

Representación

Además de las peñas desplazadas desde Oviedo, en Anduva estuvo presente una representación de la peña de Barcelona y aficionados de Madrid y otros puntos cercanos.

La presencia de aficionados azules se comenzó a hacer notar en las calles de Miranda de Ebro desde mediodía. A medida que se acercaba la hora del encuentro, los seguidores azules comenzaron a acceder al estadio de Anduva. Allí los seguidores del conjunto carbayón ocuparon en exclusiva la grada Norte del estadio, descubierta y azotada por un fuerte viento, que hacía que los entorno a nueve grados que había se transformaran en una sensación térmica mucho inferior.

Ni la superioridad numérica de los aficionados locales, ni los 'aplaudidores' que repartió el conjunto local para sus seguidores, impidieron que en muchas fases del partido solo se escuchara a los ovetenses.