El Comercio
Real Oviedo

real oviedo

El Oviedo recobra el buen camino

fotogalería

Rocha y Christian Fernández felicitan a Berjón tras el gol que abrió el camino de la victoria oviedista en Anduva. / FÉLIX / DIARIO DE BURGOS

  • El conjunto azul gana al Mirandés cinco jornadas después de su último triunfo a domicilio

  • Berjón y David Costas certifican la victoria de los jugadores de Hierro, que vuelven de nuevo a los puestos de 'play off'

El Real Oviedo volvió a ganar a domicilio cinco jornadas después y puso fin a su mala racha, lo que además le permite entrar nuevamente en los puestos de 'play off'. Los hombres que dirige Fernando Hierro tuvieron unos comienzos dubitativos ante el Mirandés, pero, tras el gol de Saúl Berjón, el primero desde su llegada al club, los azules pasaron a dominar el partido y a ser superiores en el terreno de juego. Y David Costas cuenta sus partidos con la camiseta azul por goles, logró ayer el segundo, el que definitivamente dio la tranquilidad al equipo.

En Anduva, que, como pidió Hierro, a veces pareció ser el mismísimo Carlos Tartiere, con cerca de un millar de aficionados oviedistas, los azules, con el debut de Borja Domínguez como titular, despacharon un buen encuentro. Otra de las buenas noticias fue la vuelta de Michu al conjunto dos meses después. El ovetense jugó los veinte minutos finales.

Fernando Hierro optó finalmente por volver a la defensa de cuatro, en la que novedad fue la presencia de David Fernández. Además, el técnico oviedista dispuso dos pivotes por delante de la zaga, con Jonathan Vila y David Rocha, mientras que, en la zona inmediata, formó una línea de tres con Borja Domínguez como principal novedad.

En el inicio del partido los locales apretaron sobre la salida de balón de los azules y ofrecieron cierto control sobre el juego. Los ovetenses no parecían capaces de acabar de encontrar el camino de la portería contraria y tuvieron algunas pérdidas de balón que pudieron costar un disgusto. Provencio probó fortuna desde lejos, pero el meta Juan Carlos detuvo, mientras que, por parte asturiana, el que lo intentó fue Saúl Berjón, pero no encontró portería.

La mayor intensidad de los locales se tradujo en dos nuevas ocasiones, en las que Juan Carlos resolvió con dos intervenciones acertadas. Primero lo intentó Maikel Mesa y, poco después, Sangalli. Las cosas no marchaban bien para los ovetenses, que sufrieron un nuevo contratiempo con la lesión de Jonathan Vila. El de Porriño arrastraba unas molestias que le hicieron abandonar el terreno de juego. En su lugar saltó al campo Lucas Torró.

Sin embargo, el encuentro cambió a los 20 minutos. Christian Fernández botó rápido un saque de banda sobre Saúl Berjón, el ovetense encaró al defensa que le marcaba, le superó con un caño y disparó para que el balón, tras pegar en un defensa, se colara en la portería de Roberto.

El gol no solo tuvo reflejo en el marcador. También se notó en el terreno de juego. El equipo oviedista pasó a dominar el encuentro y a disponer los mejores minutos como visitante de lo que va de temporada. Los azules tuvieron el balón como no habían hecho hasta ahora.

David Rocha dirigía en el centro, encontraba por delante en muchas ocasiones a Borja Domínguez y, cuando no era así, tenía en las bandas a Susaeta y Saúl Berjón, que ofrecían soluciones y salida de balón. Los hombres de Hierro fueron capaces de combinar y llegar con bastante peligro.

La oportunidad más clara llegó en una contra iniciada por Saúl Berjón, que corrió y cedió a Toché, que se encontró con Roberto en su intento de hacer el segundo tanto. El rechace posterior lo mandó Saúl Berjón al cuerpo de Álex García.

El Real Oviedo combinaba bien y llegaba por los costados, pero sobre todo era capaz de tener el balón. Este era suyo como nunca hasta ahora. Saúl Berjón daba pausa y esperaba a disponer de la mejor opción antes de soltar el esférico siempre.

Las prisas del Mirandés

Los azules jugaban con la ansiedad del Mirandés, que necesitaba remontar, y no pasaban por demasiados apuros, salvo en balones largos al área y algunas acciones a balón parado. El encuentro acabó en su primera mitad con la victoria de los azules que, por fin, eran capaces de irse al vestuario lejos del Carlos Tartiere por delante en el marcador.

El Mirandés salió en la segunda mitad con tanta intensidad como en el inicio de partido, pero ya con algo de prisa, lo que aprovecharon los azules para comenzar a avisar a la contra. Primero Saúl Berjón y luego Diegui Johannesson. Ambos firmaron dos contras con bastante peligro.

El dominio de los locales se iba haciendo cada vez más insistente y el equipo de Hierro comenzó a pasar apuros. Además, Álvarez de los Mozos metió más madera en el campo con la entrada del delantero Urko Vera en sustitución de Sangalli.

Sin embargo, cuando la situación parecía que se podía complicar, llegó el segundo gol de los ovetenses. Susaeta botó una falta lateral y el central David Costas, que había subido a rematar, aprovechó el balón muerto al borde del área para ajustar a la cepa del poste y hacer el segundo. El defensa cuenta sus partidos por goles, ya que el pasado domingo en su debut logró su primer gol.

El Mirandés no se rindió, porque siguió intentándolo, pero cada vez con menos convicción y facilidades para los azules, que defendían con orden todos los balones que colgaban al área los de Álvarez de los Mozos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate