El Comercio
Real Oviedo
El entrenador del Real Oviedo, Fernando Hierro, da indicaciones a sus jugadores.
El entrenador del Real Oviedo, Fernando Hierro, da indicaciones a sus jugadores. / A. PIÑA

«El equipo progresa y se lo va creyendo»

  • Fernando Hierro agradece el apoyo de la afición azul e insiste en que la Liga es «una carrera de fondo» con desenlace en mayo

La victoria conseguida ante el Getafe, la forma de lograrla y la buena racha que encadena el Real Oviedo con tres triunfos consecutivos propician que el técnico azul, Fernando Hierro, no oculte su satisfacción. Además de agradecer el apoyo y entrega de los aficionados durante el encuentro, el entrenador malagueño manifestó que se encuentran en «una buena línea» y que «el equipo va progresando, se lo va creyendo y se va soltando», por lo que, a su juicio, el Oviedo «va en buena dirección».

El técnico destacó el comportamiento de los suyos en los últimos veinte minutos del encuentro. Después de pasar unos momentos de agobio, el equipo carbayón fue capaz de dar la vuelta a la situación: «El equipo se ha vuelto a enchufar y ha ido a por el partido».

En este sentido, también agradeció el apoyo de los aficionados desde la grada. «La gente ha creído en la victoria, han empujado muchísimo», destacó Hierro. El preparador malagueño reconoció que «da gusto cuando uno viene a este estadio y hay casi 18.000 personas empujando y convencidas de que los jugadores se van a dejar la vida». Porque, para él, esa es una de las características más elogiables de sus jugadores: «Con defectos y virtudes, pero los chavales se dejan la vida».

Insistió Hierro en que para ellos es una «alegría» cuando llegan al estadio y «hay gente esperándonos con bengalas y animándonos. Es de agradecer y se lo agradecemos». El entrenador azul es consciente de que la «Liga es muy larga» y el hecho de que los aficionados estén de este modo con el equipo les va a ayudar mucho en los momentos decisivos del campeonato.

En la misma línea insistió en que se trata de una carrera de fondo. Un triunfo como el de ayer ayuda porque son «tres puntos que nos dan fuerza, moral, confianza», pero insiste en que toca seguir trabajando, ya que es el único camino hacia el objetivo final.

A la hora de elogiar a sus jugadores, el técnico se refirió a Jon Erice, quien salió en la segunda mitad y fue el autor del tanto de la victoria. De él señaló que «es un jugador que da la vida, de los que nos gusta tener a todos los entrenadores». Igualmente, afirmó que es el momento de pensar en el presente y en el futuro, y no buscar nada en el pasado, haciendo hincapié en que «cada jugador que no es titular, pero que sale a jugar, se esfuerza» en el campo.

Preguntado por si este es el mejor momento de la temporada para el Oviedo, Hierro se limitó a decir que ese mejor momento prefiere tenerlo «en mayo». Se refirió a que el calendario es duro y no es fácil ganar cinco de seis partidos. Con todo, aseguró que «ojalá que no sea el mejor momento del año, porque tenemos que seguir progresando, dando pasos adelante y ojalá estemos en esa línea en mayo».

La principal virtud que el entrenador vio ayer en los suyos es que «el equipo se lo ha creído» y que «se ha visto que el equipo está enchufado y el grupo está muy fuerte». Una muestra de esa unión se apreció en el salto que dieron los jugadores del banquillo para celebrar el segundo gol. «Esa es la fuerza de un grupo y va a haber tiempo para todos, para los que juegan más o menos y los que se creen que ahora no son importantes y en el futuro lo van a ser».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate