El Comercio
Real Oviedo
Fernando Hierro, durante una fase del partido.
Fernando Hierro, durante una fase del partido. / VICENC LLURBAN

«El problema del Real Oviedo fue el balón»

  • Fernando Hierro reconoce que lo mejor de la primera parte «fue el resultado»

El entrenador del Real Oviedo, Fernando Hierro, se mostró satisfecho con la reacción de su equipo en la segunda mitad, en el partido disputado ante el Reus, pero fue crítico con la primera parte, de la que señaló que lo mejor fue el resultado. Además, el técnico malagueño aseguró que el problema del equipo azul había sido la poca fluidez con el balón. Del mismo modo, el técnico quitó importancia al hecho de ser terceros en la clasificación.

Fernando Hierro afirmó que el problema de la primera mitad había sido el balón. En este sentido, explicó que «si tenemos tantas pérdidas y continuamente el contrario coge la segunda jugada y el rechace, es muy difícil jugar bien».

El técnico cree que su equipo entró mal al encuentro y eso provocó su mala primera parte. «Si entras bien y vas cogiendo confianza todo es más fácil», indicó.

El preparador azul cree que tras el descanso el conjunto carbayón reaccionó: «En la segunda el equipo se encontró más cómodo con el balón, hemos hecho posesiones más largas, hemos tenido más personalidad para jugar y eso se nota». Insistió también en que «cuando pierdes una tras otra es imposible jugar bien al fútbol, es imposible que el contrario abra sus líneas».

Por ello, el entrenador reconoció que, para él, lo mejor fue que el Oviedo no recibió más goles en la primera mitad -«lo mejor hasta el descanso fue el resultado»- y añadió que tras la reanudación «el equipo saco carácter y personalidad, pero a través de tener el balón». El entrenador malagueño dijo que con las oportunidades que tuvo el Reus se pudieron ir al descanso con «un resultado difícil de darle la vuelta».

En los minutos finales el conjunto ovetense pudo incluso llevarse los tres puntos. Hierro comentó que el equipo que empata «anímicamente manda en el campo». En esta línea, añadió que «el equipo ha dado un paso y hemos ido a por el partido y estoy contento por la reacción».

Además, el técnico reconoció que estaba contento con el resultado porque «después de ganar en Miranda sumamos un punto más fuera de casa y el equipo compitió bien».

Lo que mantiene el entrenador es su idea de no mirar a la clasificación ni al hecho de ser terceros. Por eso asegura que no le da ninguna importancia. «Mañana -por hoy- y el domingo habrá otros partidos y otros rivales. Lo importante es seguir sumando», recordó, antes de insistir en que «era importante sumar. Ya son cuatro puntos en dos salidas, esa es la línea que queremos, además de ser fuertes en casa».

El conjunto ovetense regresa esta mañana a Oviedo. A su llegada, la plantilla realizará el habitual entrenamiento regenerativo de los días posteriores a los partidos. Los jugadores tendrá descanso el domingo y el lunes.

El Real Oviedo perderá a Lucas Torró para el encuentro del próximo sábado ante el Cádiz, ya que el valenciano vio la quinta tarjeta amarilla. La duda será si Jonathan Vila, que podría ser su sustituto, se recuperará de la lesión que arrastra desde Miranda de Ebro.

Finalmente, ya se conoce el horario de la jornada 30, en la que el Real Oviedo jugará en Vallecas, el domingo 19 de marzo, a las 20.30 horas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate