Real Oviedo

REAL OVIEDO

Real Oviedo | El recuerdo agridulce de la última visita a Cádiz

Sector del Carranza donde se ubicaron los aficionados azules en el partido de vuelta que se resolvió a favor del Oviedo y que supuso el ascenso a Segunda.
Sector del Carranza donde se ubicaron los aficionados azules en el partido de vuelta que se resolvió a favor del Oviedo y que supuso el ascenso a Segunda. / A. P.
  • El Grupo Symmachiarii pide al consejo de administración del Real Oviedo que no tenga actos de «cortesía» con los dirigentes amarillos

  • Los aficionados privados de vivir el ascenso no olvidan

El Carlos Tartiere vivirá el próximo sábado un encuentro especial, ya que volverá al municipal ovetense el rival que trae buenos recuerdos para los aficionados por el ascenso conseguido hace dos temporadas. Pero también sirve para recordar el mal momento que vivieron un grupo de más de un centenar de seguidores, denominados 'Los 155 de Cádiz', la mayoría pertenecientes al grupo Symmachiarii, que no pudieron acceder al Ramón de Carraranza para presenciar el partido de vuelta en el que el equipo logró el ascenso.

Esta circunstancia hace que desde Symmachiarii se pida al club ovetense que no realice ningún acto institucional o de cortesía con la directiva del conjunto gaditano, al que culpan de la privación de acceso de los aficionados al Ramón de Carranza. Igualmente, se pide una disculpa oficial por parte del consejo de administración de la entidad cadista por los citados acontecimientos.

Los hechos se remontan al 31 de mayo de 2015, cuando las fuerzas de seguridad retuvieron a los autobuses del grupo Symmachiarii en los aledaños del Ramón de Carranza y, pese a disponer de las pertinentes entradas, no se les permitió acceder al campo, por lo que tuvieron que seguir el partido desde la zona portuaria a través de la radio y móviles, sin poder disfrutar de la vuelta del equipo a la Liga de Fútbol Profesional. Los seguidores azules realizaron casi 2.000 kilómetros en balde y con sus entradas en los bolsillos.

En el escrito, que representantes del grupo Symmachiarii presentaron ayer en las oficinas del club, se advierte de que el encuentro del próximo sábado debería ser «uno más para el aficionado oviedista y más concretamente para nuestro grupo». Sin embargo, afirman que no será así porque «más de un centenar de personas, muchos miembros de nuestro grupo fueron privados de presenciar el partido». La situación especialmente grave para el grupo que recuerda que era el partido era el que habían soñado durante doce años, ya que fue el que «acababa con la peor etapa tanto deportiva como institucional en la historia del club y que nos devolvía al futbol profesional».

«Mala organización»

En el escrito se indica que la responsabilidad de lo sucedido fue «una actuación fruto de la mala organización por parte del conjunto gaditano». En este sentido se recuerda que las personas que fueron privadas del acceso al campo disponían de «la entrada comprada desde Oviedo por los cauces legales», pese a lo cual se les privó de «acceder al estadio debido al descontrol que se produjo en los accesos al mismo».

Además, del perjuicio causado a los aficionados a los que se le impidió el acceso al campo, se lamenta que en todo el tiempo transcurrido, ni los perjudicados directamente, ni la afición azul en general no «ha recibido en estos casi dos años la mas mínima muestra de arrepentimiento ni sentimiento de culpa por parte de la directiva que preside el Sr. Vizcaíno». En el escrito se señala que las posibles disculpas no les devolverían «la experiencia perdida», al menos si serviría para resarcirles del agravio sufrido.

Por todo lo anterior, grupo Symmachiarii solicita al consejo de administración del Real Oviedo que «se rompan relaciones o trato de cortesía hacia la junta directiva del Cádiz C.F. o su representación hasta que al menos tengan la deferencia de pedir disculpas públicamente a los implicados y a la afición oviedista en general».