El Comercio
Real Oviedo

La vuelta de Torró se perfila como única novedad en el once

Lucas Torró corre junto a Jonathan Vila.
Lucas Torró corre junto a Jonathan Vila. / ELOY ALONSO
  • Verdés, con una recaída de la lesión de tobillo, se suma a la baja de Linares para el encuentro de mañana

Fernando Hierro es partidario de esconder sus cartas hasta el día del partido, pero no parece que vaya a realizar más cambios en el once que el de la vuelta a él de Lucas Torró. El centrocampista se perdió el encuentro del pasado sábado por sanción y fue sustituido por Linares, que no estará disponible mañana por el mismo motivo. Además, el defensa Verdés no se pudo entrenar ayer por unas molestias en el tobillo que ya le dejaron fuera de la última convocatoria, por lo que está prácticamente descartado para mañana.

En principio, el técnico mantendrá el dibujo que le viene dando buenos resultados, con un doble pivote en el que estarán Jon Erice y Lucas Torró, mientras que Borja Domínguez adelantaría su posición a la media punta para ser el encargado de enlazar con el ataque. La posibilidad de que Borja Domínguez se mantuviera en el doble pivote parece menos probable, ya que obligaría a más cambios en un equipo que está funcionando en las últimas jornadas.

El técnico ofrecerá esta mañana la convocatoria de jugadores que por la tarde se desplazarán a Soria y una vez más tendrá que dejar fuera de la lista a cinco jugadores, además de los mencionados Linares y Verdés. Es una situación que no es nueva para el entrenador, que desde que se cerró el mercado de invierno cuenta con 25 efectivos en la plantilla.

Hierro aprovechó la rueda de prensa de ayer para referirse a esto y lo hizo para destacar que «es una gozada ver cómo se dejan la vida entrenando» y lamentó tener que dejar fuera de la citación a tantos jugadores: «Es una pena que sólo puedan ir 18 porque todos están empujando y haciendo méritos dentro de su parcela, haciendo un trabajo ejemplar».

En este sentido dijo que la convocatoria que hoy tendrá que hacer pública será «una de esas que al entrenador le van a costar mucho». El técnico insistió en que en la plantilla el «ambiente es fantástico y se hace duro, porque me encantaría llevármelos a todos» y además agradeció a los jugadores «el esfuerzo que hacen todos en el día a día. «Estamos contentos con su actitud y trabajo diarios y esa va a ser la clave a final de temporada», indicó.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate