Real Oviedo

real oviedo

Real Oviedo | Fuego cruzado en el Carlos Tartiere

Jonathan Pereira remata acrobáticamente ante la oposición de Vila y la mirada de Héctor Verdés.
Jonathan Pereira remata acrobáticamente ante la oposición de Vila y la mirada de Héctor Verdés. / E. ALONSO
  • El Real Oviedo, segundo equipo que menos remata, recibe el domingo al Girona, el que más lo hace

  • Los azules, que cuentan por victorias todos los duelos en su feudo ante sus rivales por el ascenso, mide su eficacia ante el conjunto catalán

Obligado a encontrar soluciones ofensivas que le permitiesen equilibrar un marcador desnivelado a favor del Rayo con un gol de Ebert antes de alcanzar el cuarto de hora de juego, el Real Oviedo evidenció sobre el césped vallecano sus problemas para ponerle el cerco a la meta adversaria. Los dos remates entre los tres palos de la portería defendida por Gazzaniga a lo largo de los noventa minutos formaron un pobre bagaje que condenaron al conjunto carbayón a sumar su segunda jornada consecutiva sin goles en su casillero.

Aferrado con asiduidad a su capacidad para ponerle el candado a su marco, el conjunto dirigido por Fernando Hierro vio interrumpida su racha de seis jornadas consecutivas sin derrotas por sus dificultades para generar peligro ante un conjunto que le desbordó en los primeros compases de ambos períodos. Un tropiezo que los azules confían en enmendar al calor de su público contra el Girona, en un encuentro que enfrentará a dos equipos diametralmente opuesto en sus caminos hacia la meta rival, como atestiguan las estadísticas.

El duelo de la primera vuelta disputado el pasado mes de octubre, áspero y con el balón más cerca de la medular que de ambas áreas, se resolvió con un empate sin goles que refrendaba la línea ascendente de resultados de los azules, aferrados a su disciplina táctica para seguir sumando pese a no dirigir ningún disparo hacia la portería del cuadro gerundense. Los de Pablo Machín minimizaron la capacidad rematadora carbayona como en la penúltima jornada logró en Los Pajaritos el Numancia, que solo se vio amenazado con un peligroso taconazo de Michu en un encuentro que contribuyó a subrayar la tendencia oviedista a racionar excesivamente las balas en su cargador.

Solamente el Alcorcón, el conjunto con menos goles en su casillero de la categoría de plata del fútbol español, dispara menos que el Real Oviedo, que con apenas 226 intentos en el presente campeonato liguero está muy lejos de su próximo adversario, el Girona, que lidera con un amplio margen la clasificación en este ámbito con 353. Dos concepciones ofensivas que también encuentran su reflejo en la capacidad anotadora de ambos, con el medio centenar de goles logrados por los gerundenses frente a los 34 de la plantilla dirigida por Fernando Hierro, que le desafiará este fin de semana con la confianza de haber superado a todos los actuales inquilinos de la zona de 'play off' de ascenso en el Carlos Tartiere.

El terror de la zona alta

Si el Real Oviedo ha encontrado su talón de Aquiles esta temporada en los duelos a domicilio, el contrapunto lo representa la fortaleza de su estadio, donde ha sido capaz de mirar cara a cara y hacerle dar su brazo a torcer en el pulso librado ante el municipal ovetense a todos los candidatos al ascenso que han pasado por él. El Tenerife, actualmente cuarto clasificado, cayó antes que el líder Levante, que se fue de vacío de la capital del Principado al igual que el Getafe y el Cádiz.

Espoleados por el empuje de la grada, los azules superaron al conjunto madrileño y al gaditano para afianzar su posición entre los seis primeros de la tabla, anhelada por el Huesca y el Valladolid, que acechan tras la derrota en Vallecas. Escudado en su bombardeo de disparos, el Girona mide la eficacia de los ovetenses, que economizan mucho más sus disparos.