Real Oviedo
Nando aguanta el balón ante la presión de Kiko Olivas.
Nando aguanta el balón ante la presión de Kiko Olivas. / MARIO ROJAS

Hierro le dio una vuelta al once inicial con cinco novedades

  • El técnico buscó un revulsivo respecto al encuentro de la jornada anterior, saldado con derrota ante el Rayo

La alineación del Real Oviedo el pasado sábado presentó cinco novedades con relación a la de la jornada anterior en Vallecas. Fernando Hierro está mostrando desde su llegada al banquillo que no duda en cambiar tanto de jugadores como de sistemas.

El técnico suele ser amigo de esconder sus cartas durante el trabajo semanal y prefiere que los rivales, en la medida de lo posible, tengan la menor información sobre su equipo. Es habitual en las ruedas de prensa de las previas de los partidos que el técnico tire de ironía al referirse a sistemas y jugadores y, en ocasiones lo solventa diciendo que «algo inventaremos» o «vamos a jugar con diez y un portero».

El pasado sábado, cuando la cuenta de Twitter del club anunciaba «hoy jugamos con...» la alineación presentaba más modificaciones de los previstas. En concreto cinco con relación al equipo que había perdido en Vallecas el domingo anterior.

El único cambio obligado era el del extremo Saúl Berjón, lesionado, que venía siendo titular desde la jornada 21 ante el Elche. En esta ocasión, al contrario de lo sucedido a los 15 minutos del encuentro ante el Rayo, cuando el ovetense se retiró lesionado y Hierro optó por hacer debutar a Carlitos de Pena, el técnico se decantó por Nando, que llevaba sin ser titular desde la vigésima jornada ante el Córdoba y venía teniendo pocos minutos. El valenciano respondió a la confianza y por su banda izquierda llegaron algunas de las acciones más peligrosas del equipo.

Otro de los cambios que parecían probables era la vuelta de Christian Fernández al lateral izquierdo, tras superar la lesión que le había impedido jugar en la jornada anterior. Este relevo provocó que Varela pasara de ser titular en Vallecas a no estar en la convocatoria frente al Girona.

Tampoco resultó sorprendente la vuelta de Toché al equipo tras cumplir su sanción. El técnico malagueño mantiene la máxima confianza en el delantero murciano, devuelta con goles, como sucedió en la noche del sábado. En este caso el sacrificado fue Michu, que se tuvo que conformar con disputar los minutos finales del encuentro.

El centro del campo no fue ajeno a los cambios y Jon Erice volvió al once en detrimento de Borja Domínguez. El gallego venía contando con la confianza del entrenador desde su llegada en el mercado de invierno.

Una de las sorpresas del once, aunque no tanto por lo visto en los entrenamientos semanales, fue la presencia en el centro de la defensa de Verdés, mandando a David Fernández al banquillo. El defensa valenciano no jugaba desde la jornada 24 ante el Mallorca y había arrastrado problemas físicos que le dejaron fuera incluso de las convocatorias.