Real Oviedo
Xavi Torres protege el balón ante la presión de Sarabia.
Xavi Torres protege el balón ante la presión de Sarabia. / EFE

«El equipo tuvo ocasiones para ganar el partido»

  • «Seguimos muy vivos», se felicita Fernando Amorebieta que ya piensa en el duelo del miércoles ante el Málaga. «Si ganamos todo será diferente», ahonda

  • Xavi Torres admite la satisfacción del grupo con el empate ante el Sevilla

No fue el mejor resultado que se pudo lograr en el Sánchez Pizjuán pero sí fue un marcador que refuerza la confianza de la plantilla del Sporting. Conviene no olvidar que el empate de ayer, sobre todo, para recortar un punto al próximo rival que visitará El Molinón, el Málaga. Todos los jugadores del Sporting abandonaron el Sánchez Pizjuán con la satisfacción que produce el trabajo bien hecho. «Seguimos muy vivos», resumió Fernando Amorebieta tras un duelo que terminó de forma abrupta para él por culpa de una lesión en la mano izquierda. .

El Sporting continua en plena lucha para alcanzar los puestos de salvación. «Si ganamos el miércoles, ante el Málaga, será diferente», aseguró el internacional venezolano. No es el único que piensa en el enfrentamiento ante los blanquiazules. Babin, que completó un gran partido en el Sánchez Pizjuán, afirmó que «tenemos que hacer bueno el empate en El Molinón».

Para el encuentro ante el Málaga, Rubi tendrá que realizar varios cambios obligado por las sanciones. Una circunstancia que le obligó ya a modificar sus planes en el duelo del Sánchez Pizjuán. Uno de los hombres que regresó a la titularidad fue Xavi Torres.

El centrocampista también se mostró orgulloso por el valioso empate cosechado en un estadio en el que solo ha ganado el Barcelona en lo que va de temporada: «Estamos muy felices porque seguimos con una buena dinámica de resultados». Para el mediocentro lo más importante, además del punto logrado ante el cuarto clasificado, es que «juegue quien juegue todos estamos rindiendo a un gran nivel».

Pese a que el Sevilla tuvo el control del esférico en gran parte del encuentro, el Sporting pudo marcar en un par de contragolpes que pilló desprevenido al rival. El futbolista alicantino llegó a pensar durante el desarrollo del encuentro que el equipo pudo aspirar a un botín mayo. «Tuvimos ocasiones durante alguna fase para llevarnos la victoria», señaló Torres, que será baja ante el Málaga al igual que Mikel Vesga.

El centrocampista vasco volvió a demostrar que es una pieza clave en el sistema de Rubi. «Mis compañeros, desde el primer día, me han arropado y creo que eso se nota sobre el terreno de juego», aseguró Vesga.

Todos los mensajes lanzados por los hombres de Rubi tras el pitido final fueron positivos, pero Amorebieta no pierde de vista la realidad: «Estamos es descenso. No se puede obviar que la situación sigue siendo complicada pese al buen resultado que hemos cosechado ante un gran rival en un difícil escenario».

Juan Rodríguez a escena

El Sevilla pidió penalti por mano de Amorebieta. El balón golpeó en la mano izquierda del defensor, pero al tenerla apoyada sobre el terreno de juego, no se considera pena máxima. Así lo intentó explicar Vicandi Garrido a los hombres de Sampaoli mientras el zaguero rojiblanco se retorcía de dolores sobre el campo. Amorebieta manifestó sobre la lesión que «fue un susto, noté que los dedos los tenía sueltos y me mareé, pero creo que no será nada».

El cambio fue inmediato. Juan Rodríguez se puso la camiseta y saltó al terreno de juego. «No me dio tiempo a calentar. Me quité la camiseta de calentamiento y me puse la de jugar segundos antes de ponerme a defender un saque de esquina», explicó. El defensa, que fue convocado ante la baja por sanción de Meré, tuvo la fortuna de participar, «aunque no es agradable jugar por la lesión de un compañero». En dos días volverá a sentarse en el banquillo del primer equipo ante la baja por acumulación de tarjeta de Amorebieta.

El mismo internacional venezolano desveló que «no me vendrá mal el descanso porque tuve que acortar plazos ante la necesidad del equipo». El futbolista llevaba cuatro semanas apartado de los terrenos de juego y declaró que «si hubiese estado Meré habría sido otra cosa porque hubiese tenido mas margen para ponerme a tono. Me ha tocado apretar».

Al que también le tocó realizar un doble esfuerzo fue a Canella. En la segunda mitad, Sampaoli decidió cambiar a Vitolo a la banda derecha y el lavianés tuvo que emplearse a fondo para detener al extremo, que tuvo la ayuda del lateral Mariano con sus incorporaciones. El capitán del equipo se mostró «orgulloso por el trabajo de todos, somos capaces de competir en cualquier campo».

El vestuario es consciente que la salvación sigue estando a cinco puntos y que El Molinón es una pieza 'fundamental para continuar un año más en Primera División.