El Comercio
Real Oviedo
Hierro, en El Requexón.
Hierro, en El Requexón. / ELOY ALONSO

Real Oviedo | Regreso al trabajo en El Requexón sin ausencias

  • Hierro comenzará a preparar el choque de este domingo con la plantilla al completo tras el regreso al trabajo grupal de Óscar Gil

Tras disfrutar ayer de su jornada de descanso, los jugadores del Real Oviedo regresan esta mañana al trabajo en El Requexón para comenzar a prepar la visita del UCAM Murcia al Carlos Tartiere. Fernando Hierro comenzará a preparar el choque de este domingo con la plantilla al completo después de la recuperación de Óscar Gil, que se reintegró a la dinámica grupal el pasado lunes tras permanecer al margen de sus compañeros por problemas físicos las últimas semanas.

El técnico oviedista se afana en calificar de «bendito problema» los veinticinco efectivos con los que cuenta a sus órdenes y esta semana tendrá que realizar siete descartes para confeccionar la convocatoria si no surge ningún infortunio físico. El preparador malagueño recupera para su amplio puzle este fin de semana a Borja Domínguez, una de las piezas que más estaba empleando desde su llegada en el último día del pasado mercado de invierno. El centrocampista vigués, titular en seis de las ocho últimas jornadas, no pudo estar a disposición de su entrenador en Tenerife por acumulación de tarjetas, pero ampliará las variantes azules de nuevo esta semana para una medular en la que Hierro apostó por David Rocha en el Heliodoro Rodríguez López.

Los azules perfilarán desde hoy los detalles del choque de este domingo y su rival comenzó a hacerlo ayer, tras descansar el lunes, en El Mayayo. Por sala de prensa pasó el centrocampista Kitoko, que auguró para su equipo «un partido difícil» en el Carlos Tartiere. «El Oviedo es un rival que está realizando una muy buena temporada, pero nosotros vamos a trabajar al máximo nivel durante toda la semana para conseguir sumar los tres puntos», expresó el pivote congoleño.

Fin a la subasta de camisetas

La subasta de las elásticas del 91 aniversario oviedista que los jugadores emplearon en el duelo ante el Girona concluyó ayer con la de Toché como mayor fuente de ingresos, destinados a la Asociación Galbán, que ayuda a las familias de niños y adolescentes que padecen cáncer en Asturias. 405 euros se desembolsaron por adquirir la casaca del ariete murciano, que provocó 66 pujas y superó a los 395 euros que finalmente costó hacerse con la de Michu. Completaron el podio de solidaridad los 237,50 euros recaudados gracias a la camiseta de Susaeta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate