El Comercio
Real Oviedo
Francisco.
Francisco. / NACHO GARCÍA

Real Oviedo | «Para puntuar en el Tartiere hay que ser un equipo valiente»

  • Francisco, entrenador del UCAM Murcia: «En esta vida todos somos novatos, la experiencia te sirve, pero al final lo importante es que los jugadores crean en ti»

Con apenas 34 años, la repentina salida del club de Javi Gracia situó a Francisco (Almería, 1978) como el entrenador más joven de Primera al hacerse con las riendas del equipo de su ciudad natal antes de comenzar la temporada 2013-2014. Tres años y medio más tarde de ese fulgurante desembarco en la élite del fútbol nacional, el técnico andaluz lucha por salvar del descenso a Segunda B al UCAM Murcia, el equipo que visitará el Carlos Tartiere este domingo.

¿Seis duelos consecutivos sin derrotas a domicilio son el mejor aval para visitar un campo como el Tartiere?

Sabemos la dificultad que tiene este partido. El Oviedo es un equipo que en casa se encuentra muy fuerte, que ha sacado muchísimos puntos y tendremos que hacer muy bien las cosas. Es un momento de la temporada en el que todos necesitamos puntuar y vamos al campo más difícil para hacerlo, pero lo vamos a intentar. Tenemos que utilizar nuestras armas y contrarrestar las suyas, que las tienen y muchas.

No hace mucho que vivió su época de novato en Primera y a Hierro le tocó lidiar con algo similar esta campaña. ¿Pesa esa etiqueta?

Soy de los que digo que en esta vida todos somos novatos. Siempre hay un principio y en este mundo de los entrenadores para algunos eso es un inconveniente, pero ni muchísimo menos. Todo el mundo que empieza a trabajar tiene la máxima ilusión, por supuesto que la experiencia te sirve de mucho, pero al final lo importante es que los jugadores crean en ti, se adapten a lo que tú quieres y para eso da igual que tengas 30 años que 50. Lo fundamental es que el jugador crea en ti independientemente de la edad.

Cada vez se pasa más rápido del terreno de juego a los banquillos.

No es fácil porque al final es un mundo totalmente diferente y no por ser jugador ya tienes crédito para ser entrenador. El fútbol es en todos los sentidos muy parecido, pero a la vez muy diferente de jugador a entrenador.

Señaló que ha tenido que adaptar sus ideas a una plantilla más pragmática. ¿Es tan difícil combinar un juego vistoso con pelear por objetivos ambiciosos en esta categoría?

Es difícil porque es una liga muy competida que exige mucha regularidad y tengo claro que tenemos que adaptarnos al perfil de jugadores que tengamos. A todos nos gusta tener posesión, ser un equipo dominador, pero las circunstancias mandan y nos hemos adaptado tanto los jugadores a mí como nosotros a ellos. Esa es la clave, creer en lo que hacemos, independientemente de ser un equipo contragolpeador o de posesión.

Todos los aspirantes al ascenso han caído en Oviedo. ¿Qué hay que hacer para puntuar en el Tartiere?

Ser un equipo valiente. Eso no significa tener a cinco tíos arriba, pero sí ser valientes cuando tengamos el balón y a la hora de hacer transiciones. Colaborar además como equipo en todas las tareas, con balón y sin balón. Estamos creciendo mucho, llevamos tres meses y medio sin perder fuera de casa y se nos plantea un nuevo reto, que es puntuar en el Tartiere. Estamos en un momento de la temporada en el que hay muchas sorpresas y vamos a intentar ganar en Oviedo.

Tiene una experiencia dilatada como futbolista en Segunda. ¿Llega a pesar tanto jugar de visitante en un estadio como el del Tartiere?

Creo que eso tiene un poco de mito. Hay equipos que se sienten a gusto jugando en casa y es lo que le ocurre al Oviedo. Todos quieren jugar en buenos campos con buen ambiente y en el Tartiere se da eso. Prefiero jugar en un campo así que en un campo callado y sin sentimiento. Aún siendo visitante pienso que nos debe gustar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate