El Comercio
Real Oviedo

real oviedo

Real Oviedo | «El que quiera ganarnos va a tener que sudar sangre»

fotogalería

Julián Calero explica uno de los ejercicios del entrenamiento a la mitad de la plantilla azul. / ELOY ALONSO

  • Julián Calero arenga a la plantilla con un efusivo elogio a las labores de presión tras pérdida completadas en Tenerife

Como realizan con frecuencia en el trabajo diario, Fernando Hierro y Julián Calero dividieron ayer a sus jugadores de campo en dos grupos y se separaron para dirgir separados por unos metros uno de los ejercicios del entrenamiento. Fue un simulacro común de una de las situaciones de partido que se auguran sobre el césped en el fin de semana, pero lo que habitualmente son instrucciones o correcciones se transformaron en una vehemente arenga por parte del segundo entrenador oviedista.

«El que quiera ganarnos va a tener que sudar sangre», proclamó a gritos el técnico madrileño, que felicitó con efusividad verbal a los jugadores por trasladar al césped del Heliodoro Rodríguez López lo que cada día trata de pulir el cuerpo técnico en las instalaciones de El Requexón. «Ya lo veréis en las imágenes», indicó en referencia a la sesión de vídeo semanal, «la primera vez que fuera de casa, y me siento orgulloso de decirlo, hicimos bien la presión tras pérdida», expuso en referencia a la faceta que los jugadores azules estaban ensayando durante sus palabras.

«Me importa una mierda el resultado», prosiguió en referencia a la derrota en Tenerife. «Eso sale porque se trabaja bien aquí», apostilló satisfecho en el primer tramo de un entrenamiento que no completó Héctor Verdés y en el que la única ausencia entre los veinticinco jugadores con ficha de la primera plantilla fue el atacante Jonathan Pereira.

Jorge Ortiz, tras recibir un duro golpe con el balón en la entrepierna en el transcurso de uno de los primeros ejercicios de la sesión, enfiló el camino de los vestuarios. Tampoco estuvo a las órdenes de Hierro y Calero junto al grueso de la plantilla durante todo el entrenamiento Óscar Gil. El central navarro a préstamo por el Athletic, ausente en las últimas convocatorias del conjunto carbayón, desarrolló el calentamiento con sus compañeros y después trabajó al margen con una sesión de carrera en solitario antes de retirarse.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate