Real Oviedo
Toché bromea tras fallar un remate a portería.
Toché bromea tras fallar un remate a portería. / ELOY ALONSO

La hora de la verdad se acerca

  • El Oviedo buscará una victoria que le mantenga en puestos de 'play off'

  • Las presencias de Linares y Saúl Berjón se postulan como las únicas novedades en el once carbayón para recibir al UCAM esta tarde

La hora de la verdad se va acercando para el Real Oviedo, que esta tarde (18 horas) recibe al UCAM en lo que Fernando Hierro calificó como la primera de las cinco finales que el equipo tendrá en el Carlos Tartiere. Los oviedistas quieren prolongar su buena racha como locales y seguir manteniéndose en la zona de la tabla que da derecho a jugar el 'play off'. Por eso, Hierro ha hecho un llamamiento a los aficionados para que estén con el equipo y le ayuden a sacar adelante el encuentro.

El conjunto azul afronta el duelo con la única novedad en la convocatoria del regreso de Borja Domínguez, que vuelve a estar disponible tras perderse el último encuentro por sanción. Lo que puede presentar más de una variación es el once inicial, ya que tanto Saúl Berjón como Linares podrían volver al mismo. En el caso del último, su regreso a la alineación significaría que Hierro vuelve a optar por dos delanteros, después de afrontar inicialmente con uno el duelo en Tenerife.

La competición entra en sus diez últimos encuentros de la temporada y por ello el margen de error es cada vez más pequeño para todos los equipos, tanto en la zona alta como en la baja de la clasificación, donde la igualdad marca la competición. En el caso de los ovetenses están donde aseguran querían estar. Es decir, en las plazas que dan derecho a jugar el 'play off', pero son varios los rivales que acechan y no conviene fallar, sobre todo en casa, donde el equipo ha cimentado su buena clasificación.

Los carbayones, tras la derrota de la pasada jornada ante el Tenerife, con una polémica actuación del árbitro Pérez Pallás, vuelven al Carlos Tartiere, donde cuentan sus últimos seis encuentros por victorias. A eso es a lo que se aferra el entrenador, al rendimiento como local y a las buenas sensaciones que el equipo mostró ante el Tenerife. El juego de los azules en el Heliodoro Rodríguez López fue bueno y el equipo mostró su mejor cara como visitante.

Hasta ahora en el Carlos Tartiere el equipo ha tenido un buen comportamiento, en especial frente a los rivales de la zona alta. No es el caso del UCAM, que pelea por salir de la zona baja de la clasificación, algo que ha comenzado a lograr desde la llegada de Francisco Rodríguez al banquillo.

Desde la llegada del nuevo técnico en diciembre, el conjunto universitario ha perdido únicamente dos encuentros, ganado cuatro y empatado ocho. Los murcianos no conocen la derrota en las seis últimas jornadas.

El mensaje que ha salido esta semana del vestuario ovetense fue unánime en el sentido de olvidar la derrota ante el Tenerife, pero tratando de mantener las virtudes del equipo ante un rival directo en la lucha por el 'play off'. Entre esas virtudes que el equipo quiere repetir están la buena presión sobre la salida de balón del rival y la fluidez en el centro del campo.

Aunque Fernando Hierro no suele dar pistas sobre sus intenciones, todo apunta a que el técnico podría volver a utilizar dos delanteros, como hizo en el último partido en el Carlos Tartiere ante el Girona. En ese caso, el técnico daría entrada en el once a Linares, como acompañante de Toché. De decantarse por esa opción, David Rocha se iría al banquillo y Susaeta volvería a la banda derecha del centro del campo, en vez de estar en la media punta, tal como hizo el domingo en Tenerife.

La otra novedad que podría presentar el equipo es la vuelta de Saúl Berjón a la banda izquierda del centro del campo, en sustitución de Nando. El ovetense no estuvo en la alineación en los dos últimos encuentros, debido a la lesión que se produjo en Vallecas, pero en la pasada jornada ya tuvo unos minutos frente al Tenerife y el propio jugador reconoció esta semana que se encuentra en un buen momento de forma.

Además, el técnico debe despejar un par de incógnitas más. Una de ellas es si Fernández se mantiene en el lateral derecho o, por el contrario, vuelve Diegui Johannesson, que venía siendo el titular. La presencia de Fernández en el once la pasada jornada podría responder a las características del rival, con jugadores muy rápidos, por lo que Hierro podría volver a dar la oportunidad a Diegui, que tiene más proyección ofensiva que el cordobés.

La otra duda en el once está en el doble pivote, ya que por tratarse de un partido en casa podría tener la oportunidad de entrar en el equipo Borja Domínguez para ser la pareja de Lucas Torró en la sala de máquinas del equipo. En el resto de la alineación no parece que vaya a presentar sorpresas y Hierro mantendrá a los habituales en el once.

El equipo más probable del conjunto azul esta tarde sería el formado por: Juan Carlos; Fernández, David Costas, Verdés, Christian Fernández; Susaeta, Jon Erice, Lucas Torró, Saúl Berjón; Linares y Toché. En el banquillo estarían: Esteban, Diegui Johannesson, David Fernández, David Rocha, Borja Domínguez, Nando y Michu. Se quedaron fuera de la convocatoria oviedista Jonathan Pereira, Óscar Gil y Jorge Ortiz, por lesión, y Héctor Nespral, Jonathan Vila, Varela y Carlitos de Pena, por decisión técnica.

Fernando Hierro advirtió a los suyos durante la semana de la complejidad que presentará el encuentro de esta tarde por lo mucho que se juega el rival, como todos a los que se enfrentarán. El malagueño dijo que «la peligrosidad del UCAM es algo que sabe la plantilla». En este sentido hizo referencia a la llegada de Francisco al banquillo: «Cambiaron de entrenador y llevan una dinámica diferente, muy buena de puntos».

El técnico oviedista considera por tanto que el murciano se trata de «un equipo difícil, que encaja poco, con poca diferencia de goles a favor y en contra». En concreto, el preparador malagueño destaca que es un equipo que se basa en transiciones rápidas «con un 4-2-3-1 que nos va a obligar a hacer las cosas muy bien a nivel ofensivo». La plantilla azul se entrenó ayer por última vez en El Requexón, a puerta cerrada, y los jugadores se concentrarán esta mañana en el hotel Ayre, donde permanecerán hasta la hora del encuentro.