El Comercio
Real Oviedo

El Oviedo quiere ser el del Tartiere

fotogalería

Fernando Hierro da instrucciones a sus jugadores durante un entrenamiento. / ELOY ALONSO

  • El cuadro azul debe ratificar su buen momento con un triunfo en Lugo que le consolidaría en la zona noble

  • La única duda es saber quién sustituirá a Christian Fernández en el lateral izquierdo, con las alternativas de David Costas y Varela

El Real Oviedo vuelve esta tarde (18 horas, Anxo Carro) a tener un enfrentamiento con un rival directo en la pelea por entrar en el 'play off'. El cuadro azul se mide al Lugo de Luis César Sampedro en un encuentro en el que notará la presencia en las gradas del estadio lucense de más dos mil seguidores oviedistas. Los de Fernando Hierro necesitan sumar a domicilio para no fiarlo todo a la fortaleza del equipo como local y es lo que buscarán en la cita vespertina para la cual el Real Oviedo solo cuenta con la baja de Christian Fernández.

El equipo carbayón ha perdido en las dos últimas salidas, ante el Rayo Vallecano y Tenerife, aunque la imagen ante los insulares dejó un buen sabor de boca a pesar de la frustración del resultado definitivo. El objetivo de los de Hierro es ahora trasladar a domicilio las sensaciones como locales, donde llevan siete victorias consecutivas. Alicientes no faltan. La cercanía con la capital lucense provocará un desembarco importante de aficionados, que no quieren dejar solo al equipo en esta fase decisiva de la competición.

El reto del cuadro azul sigue siendo mejorar a domicilio para afianzarse en las plazas altas de la clasificación. El Lugo, por su parte, no puede permitirse una derrota, ya que le podría descolgar casi definitivamente de la pelea por las seis primeras plazas.

En caso de un triunfo y con emparejamientos directos en el horizonte, como el previsto para la próxima jornada (Real Oviedo-Huesca), los de Luis César Sampedro se convertirían en un aspirante más a ocupar una de las plazas de 'play-off'. Igualmente está en juego el coeficiente particular entre ambos que puede ser decisivo en el caso de un empate al final de la Liga. Cabe recordar que en el partido de la primera vuelta, jugado en el Carlos Tartiere, el resultado fue 1-1.

A lo largo de la semana el mensaje que ha salido del vestuario carbayón ha sido unánime. Por parte de todos se insiste en que la confianza es alta y el equipo está en el mejor momento de la temporada.

Como viene siendo habitual, Fernando Hierro no ha dado pistas durante la semana sobre sus intenciones, ni tan siquiera la opción que elegirá para suplir a Christian Fernández. Tampoco ha desvelado cuáles son sus planes para minimizar el juego de toque del Lugo, un equipo que destaca por llevar la iniciativa en los partidos desde el minuto inicial. El equipo solo tuvo esta semana un entrenamiento a puerta cerrada en el que no se trabajó bajo una premisa concreta.

Las alternativas que maneja el entrenador para el costado izquierdo de la defensa son dos: tiene la posibilidad de introducir un cambio natural, que sería dar entrada a Varela, el otro lateral zurdo de la plantilla. La alternativa es recolocar a David Costas en esa posición. Esto último fue lo que hizo el entrenador el pasado domingo ante el UCAM, cuando se lesionó Christian Fernández.

La presencia de Varela aportaría al equipo algo más de profundidad por la banda, ya que el andaluz suele incorporarse con más asiduidad al ataque, aprovechando su velocidad. En el caso de la presencia de David Costas en la banda, eso supondría que David Fernández entraría en el centro de la defensa para formar pareja con Verdés. La alternativa de Costas ofrece más contundencia defensiva y elevar el potencial del equipo en el juego aéreo.

En el resto del equipo no se intuyen novedades, aunque la posibilidad de jugar con un solo delantero y reforzar el centro del campo siempre está presente. En ese caso, entraría en el once Borja Domínguez y se quedaría en el banquillo Linares. La alineación más probable sería la formada por: Juan Carlos; Fernández, David Fernández, Verdés, David Costas; Susaeta, Lucas Torró, Jon Erice, Saúl Berjón; Linares y Toché. En el banquillo se quedarían: Esteban, Diegui Johannesson, Varela, David Rocha, Borja Domínguez, Nando y Michu. Además de Christian Fernández, Jonathan Pereira y Jorge Ortiz, lesionados, se quedaron fuera de la lista, por decisión técnica Óscar Gil, Jonathan Vila, Carlitos de Pena y Héctor.

La plantilla azul se entrenó ayer por la mañana en El Requexón y por la tarde viajó hacia Lugo por carretera.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate