El Comercio
Real Oviedo

Las calles de Lugo y el Anxo Carro se tiñen de azul

fotogalería

Los aficionados oviedistas, por las calles de Lugo . / D. M.

  • 2.500 seguidores oviedistas se desplazaron hasta tierras gallegas para animar a su equipo en una jornada marcada por el buen ambiente

A eso de las 18.41, cuando Joselu logró el primero de sus dos goles, se empezó a estropear la fiesta azul en Lugo. Pero hasta ese momento, incluso después, ayer fue uno de esos días que se recordarán en la localidad gallega, tanto por el número de aficionados azules, unos 2.500, como por el buen ambiente que reinó entre las dos aficiones, sin ningún incidente de mención.

El Anxo Carro, que suele presentar una entrada en otros partidos de entre 3.000 y 3.500 seguidores, registró ayer la mejor entrada de la temporada con 6.050 espectadores.

En las calles lucenses, ya el sábado, se veían aficionados ovetenses, pero el auténtico momento en el que Lugo se comenzó a teñir de azul fue al mediodía, cuando el rosario de autobuses que trasladaba a los oviedistas de toda Asturias comenzaba a llegar a la ciudad amurallada.

Los aledaños de la Plaza Mayor y sus bares y restaurantes fueron el punto de encuentro donde los aficionados se iban dando cita y comenzaban a oírse los primeros cánticos de los ovetenses. Las aficiones de los dos equipos confraternizaban.

Ya durante el partido, las gradas también se volvieron azules. Y al final, pese a la derrota, los aficionados del Real Oviedo despidieron a los suyos con una cálida ovación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate