Real Oviedo

fotogalería

Michu controla un balón en el entrenamiento de ayer en presencia de Carlitos de Pena. / ELOY ALONSO

REAL OVIEDO

Real Oviedo | Centrados en una nueva final

  • El Oviedo pasa página de la derrota en Lugo y solo piensa en el Huesca

  • Los azules quieren afrontar con las máximas garantías el encuentro ante «el rival más directo», como asegura Michu

Tras una derrota es habitual escuchar a jugadores y técnicos que lo mejor es tener un partido cuanto antes. En el caso del Real Oviedo así será, ya que el viernes tendrá un nuevo compromiso ante el Huesca. No es un encuentro cualquiera, se trata del rival más directo en la lucha por entrar en el 'play off'. Los oscenses persiguen a los ovetenses en la clasificación, a un punto de distancia.

Estas circunstancias hacen que en el seno del conjunto oviedista se otorgue la máxima trascendencia al encuentro. El centrocampista Michu fue claro al asegurar ayer que el Huesca «es un rival directo, el más directo que hay ahora mismo, y para nosotros es una final».

Los azules tratan de olvidar el tropiezo en Lugo, en un partido en el que empezaron bien y fueron a menos con el paso de los minutos, en especial tras el empate de los de Luis César Sampedro. Ahora, vuelven al Carlos Tartiere, donde el equipo está siendo muy fuerte y suma siete victorias consecutivas, ganando todos los partidos que ha disputado en 2017. A eso y al apoyo de la grada se aferran los de Fernando Hierro para tratar de dar un paso que sería muy importante en la lucha por las plazas que dan opción a pelear por el ascenso, que es el objetivo marcado para la temporada.

El recuerdo del encuentro de la primera vuelta en el Alcoraz no es bueno para los oviedistas, ya que cayeron por 4-0 y comenzó entonces una serie de malos resultados a domicilio del equipo. Esta circunstancia la conoce Michu, que afirmó que «el golaveraje va a ser difícil ganárselo», aunque también piensa en el buen rendimiento del equipo ante sus aficionados: «Sabemos que ganando serían ocho partidos consecutivos ganando».

Por eso en lo único que se centra el equipo es en buscar un nuevo triunfo que les permita abrir un hueco de cuatro puntos. «Es lo que nos interesa, en casa estamos muy fuertes y tenemos muchas más ganas si cabe porque en la primera vuelta fue superior a nosotros en todo», indicó.

No obstante, también es consciente de que no será fácil, ya que los de Anquela llevan diez encuentros consecutivos sin perder, con seis victorias y cuatro empates. Los oscenses no partían al inicio de temporada como uno de los favoritos para pelear por los puestos altos de la tabla, pero poco a poco se están consolidando en la zona alta de la tabla.

Las diferencias en la zona alta son escasas y eso ha permitido a los oscenses ser una de las revelaciones del campeonato. «Siempre hay algún equipo que se mete que al principio no cuentas con él por presupuesto», indicó Michu, que además de al Huesca ve al propio Lugo con posibilidades de pelear por el 'play off' a falta de ocho jornadas. En este sentido, el ovetense asegura que «la categoría es tan igualada que puede pasar de todo». «Quedan ocho finales de diez, la primera ganamos y la segunda perdimos. La tercera hay que ganarla» sentenció.

Una vez más el mensaje del vestuario azul vuelve a ser el de centrarse en el próximo encuentro y olvidarse tanto de lo que hagan los rivales como de los siguientes partidos. El resumen que hace Michu de la situación es que «quedan ocho partidos, es difícil ganarlos todos, parece que hay seis equipos para cuatro puestos pero nosotros solo pensamos en ganar al Huesca». A partir de ahí, en función de lo que vaya pasando en las próximas jornadas la tabla se puede romper y quedar menos candidatos, entre los que Michu confía que esté el Real Oviedo para entonces hacer el último esfuerzo e «intentar quedar lo más arriba posible».

Lo que está claro es que se trata de olvidar lo sucedido en Lugo cuanto antes. También de dejar atrás lo que Michu considera «sensaciones jodidas» por la derrota en un partido en el que cree que hicieron «un esfuerzo para traer algo positivo y no fuimos capaces».

«La afición va a responder»

No duda el centrocampista oviedista de que van a estar respaldados por los suyos, como viene sucediendo en el Carlos Tartiere y ocurrió el pasado domingo en tierras gallegas. «La afición sabemos que va a responder, ellos son conscientes de que es una final para nosotros», indicó. El equipo no está ofreciendo un buen rendimiento como visitante y por ello «hay que disculparse por lo de fuera», aseveró Michu, que en cambio considera que «en casa estamos dando mucho y gracias a ellos conseguimos victorias». «No tenemos palabras para describir lo que vivimos en Lugo. Gente cortando carreteras... eso es motivador no, lo siguiente», concluyó.

Lo importante ahora es el partido del viernes, pero Michu no oculta que el comportamiento de la afición en Lugo les hace estar tranquilos e incluso aseguró que «el vestuario sabe lo que hay detrás, por eso yo para un 'play off' estoy tranquilo, si jugara en cualquier otro equipo no me gustaría enfrentarme al Oviedo». En este sentido, cree que la afición les apoyaría tanto en casa como fuera. Por eso indicó que espera «jugar 'play off', que sean cuatro partidos y que termine con el ascenso».

Sobre la derrota del domingo, el centrocampista reconoce que después de empezar bien, como suelen hacer en casa, la igualdad de la competición hizo que una acción a balón parado fuera determinante. Con lo que se queda el atacante es con que «el Oviedo murió en el área rival». «Tuvimos ocasiones y nos anularon un gol que yo creo que era legal», apostilló.