El Comercio
Real Oviedo

real oviedo

«Quiero un Real Oviedo que se deje el alma»

  • «Necesitamos a nuestra afición», indica Hierro, que define el duelo del viernes como el más importante desde su llegada al banquillo azul

Separados por solo un punto, el Real Oviedo y el Huesca se enfrentan este viernes en el Carlos Tartiere, escenario de un choque en el que los azules defienden su plaza de 'play off'. "Es el partido más importante de este club desde que yo soy entrenador", ha manifestado este mediodía Fernando Hierro, que ha asegurado que él y sus jugadores encararán el encuentro "con toda nuestra fuerza".

"Quiero un Real Oviedo que se deje el alma", ha proclamado el entrenador oviedista, que ha hecho un llamamiento a la afición azul para que siga alentando a su equipo desde las gradas pese a que el pitido inicial se producirá a las ocho de la tarde de un día laborable. "Aunque lleguen un poco tarde, que vengan. Les necesitamos", ha pedido el malagueño, contento por el carácter competitivo de su equipo, acentuado en su feudo: "Sabemos lo que es el Tartiere para nosotros'.

El exzaguero ha mostrado su esperanza en que las dolencias de Varela y Borja Domínguez, que no ha podido completar la sesión de esta mañana, "en ambos casos sea lo menos posible" y ha mostrado su orgullo por el esfuerzo físico y la "competencia sana" de sus jugadores en el trabajo diario. Elogiado ayer por Christian Fernández, Hierro también ha reconocido el talento de Samu Sáiz, pero alerta de que el Huesca esconde más peligros.

"Es uno de los mejores jugadores de la categoría, pero en un equipo que lleva diez partidos sin perder la clave es el grupo", ha apostillado el técnico oviedista, que ha definido al conjunto oscense como "un rival muy directo" con elevada intensidad en su juego. A las puertas de uno de esos choques que pueden marcar un punto de inflexión a nivel clasificatorio, Hierro tiene clara su postura: "Miro al Huesca, nada más".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate