El Comercio
Real Oviedo

Real Oviedo - Huesca | El talismán del Huesca llega enrachado al Tartiere

  • Samu Sáiz, que ha abierto el marcador para los oscenses en las dos últimas jornadas, garantiza a su equipo evitar la derrota cada vez que marca o asiste

Samu Sáiz, el capitán general de las maniobras ofensivas del Huesca, llega enrachado al Carlos Tartiere. Una impresionante volea a la salida un córner en el tiempo añadido de la segunda mitad que firmó el triunfo en Reus y una versión personal del penalti que patentó el checo Antonin Panenka para abrir el marcador frente al Cádiz componen los retazos de talento en las dos últimas jornadas del mediapunta madrileño, erigido en talismán del conjunto aragonés esta temporada.

Siempre que el '14' de los de Anquela deja su impronta en el marcador, el Huesca no pierde. Ha ocurrido en los once encuentros en los que Samu Sáiz ha batido al portero rival o ha repartido el último pase para que lo hiciese su compañero. ««Está en un momento de madurez personal y profesional muy bueno y es la piedra angular sobre la que se mueve el ataque del Huesca», indica sobre su excompañero el oviedista Christian Fernández, que le considera «el mejor jugador de la categoría». «Para mí está llamado a estar el año que viene en Primera División porque está claro que la Segunda se le ha quedado pequeña», señala el santanderino sobre el madrileño, que rompió hace dos semanas en Reus una sequía goleadora de catorce jornadas y gracias a sus siete dianas y ocho asistencias ha participado en más de un tercio de los tantos celebrados por el conjunto oscense.

«Si somos capaces de que Samu no entre en juego, estaremos mermando sobremanera las virtudes y el poderío ofensivo del Huesca», expone Christian Fernández acerca de un talentoso mediapunta que antes de encontrar la estabilidad en tierras aragonesas peregrinó por cinco filiales. En el del Getafe vivió una tensa relación con la grada del Carlos Tartiere en la victoria del conjunto madrileño en 2012, cuando no estaba «todo lo centrado que debe estar un jugador de fútbol para dar el máximo de sí mismo», como reconoció recientemente. Pesadilla azul en la primera vuelta, el lateral izquierdo carbayón ve dos opciones para anularle. «O marcarle muy de cerca para que no se mueva entre lineas, o con ayudas. Sobre todo que no piense, porque cerca del área tiene una creatividad increíble. Ahí sería muy peligroso que cogiera balones», analizó el cántabro, esperanzado en que «no tenga el día inspirado».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate