Real Oviedo

REAL OVIEDO

Real Oviedo - Huesca | «Quiero ver a mi equipo, al que compite por cada balón»

fotogalería

Fernando Hierro disputa un balón de cabeza en un partidillo en el que participó ayer, en presencia del centrocampista David Rocha. / ELOY ALONSO

  • Hierro elogia el trabajo y el compromiso de sus jugadores en los últimos partidos

  • El técnico pide a los aficionados que acudan mañana al Carlos Tartiere y apoyen al equipo ante lo que considera una final para los suyos

El Real Oviedo se juega mañana ante el Huesca, un rival directo, consolidarse en los puestos del 'play off', por lo que el técnico azul, Fernando Hierro, fue contundente ayer al calificar el choque como «posiblemente el partido más importante de este club en los últimos años». El entrenador está confiado en que el equipo esté al nivel que está mostrando en los últimos encuentros, con el que se mostró muy contento, y pide el apoyo de la afición para sacarlo adelante, ya que está seguro de que el esfuerzo de los jugadores va a ser el máximo.

La atención del equipo está centrada en el encuentro de mañana, que es el inmediato, explicó ayer Hierro, basándose en que lo que puede pasar en las próximas jornadas es impredecible. «Hablo de esta final, hablo del Huesca única y exclusivamente. Luego a partir de ahí, vendrán las siguientes y nos prepararemos», señaló. El técnico andaluz no quiere caer en «distracciones» pensando en lo que puede pasar dentro de algunas jornadas.

Por lo anterior, el entrenador reiteró que están centrados en preparar el encuentro de la mejor forma posible y «llegar el viernes a las ocho de la tarde a competir de verdad por tres puntos muy importantes para nosotros». En este sentido, el malagueño se mostró muy satisfecho de cómo está trabajando el equipo durante todas las semanas y aseguró que «es una gozada verlos entrenar». «En eso hemos dado un salto de calidad grande y, como entrenador, me siento orgulloso de los chicos», expuso.

No escatimó en elogios para sus jugadores por el comportamiento que están teniendo. «Están poniendo todo su alma, su esfuerzo, su espíritu, su ilusión, sus ganas», indicó antes de añadir que luego el fútbol acaba poniendo a cada uno en su sitio, pero lo importante es que se queden todos «con la conciencia muy tranquila de que hemos dado el cien por cien».

No solo el trabajo en los entrenamientos está siendo del agrado del técnico. También está satisfecho con el comportamiento del equipo en el Carlos Tartiere, donde llevan siete triunfos consecutivos, y con el que han tenido en los dos últimos encuentros como visitantes, pese a las derrotas. «Estoy muy contento de cómo competimos en Tenerife y en Lugo, pero esto es fútbol. Si ves la evolución del equipo, se verá que estos últimos partidos son en los que mejor hemos competido fuera de casa», analizó.

El técnico cree que desde enero el equipo, salvo algunas excepciones, está compitiendo bien y sobre todo «tiene las ideas y los conceptos claros». Eso es lo que Hierro pide que tengan los suyos y lo que pretende ver mañana: «Quiero mi Oviedo, quiero mi equipo, que compite por cada balón y que con sus defectos y sus virtudes se deja el alma».

Sin embargo, es consciente que no será un encuentro fácil, ya que enfrente tendrán a un rival que está en un muy buen momento de juego y que tiene jugadores de gran nivel, como Samu Sáiz, al que considera uno de los mejores de la categoría. Pero no es lo único que le preocupa del conjunto oscense, ya que tiene claro que «cuando un equipo esta diez jornadas sin perder, cuando se está en esa racha y se está en esa dinámica es el grupo lo que está fuerte».

Ante la dificultad que tendrá el duelo, el entrenador apela al apoyo de los aficionados y, aunque asume que el horario es complicado para que se produzca una gran entrada, lo tiene claro: «Aunque llegue la gente un poco tarde, que vaya, que llegue. Lo necesitamos, es un rival directo, incómodo, intenso, que lleva diez partidos sin perder».

A cambio de ese apoyo que quiere para lo que resta de temporada, el entrenador asegura que podrán ver a un equipo que «va a dar todo lo que tenga, con nuestros errores, con nuestras virtudes, un día más o menos acertado», señaló. En definitiva, comentó que necesitan «un Tartiere que esté caliente, que este con nosotros, que nos apoye». Además, está convencido que será así porque se trata de «una afición ejemplar». «A donde vayas va con nosotros, acuden en masa y eso es de agradecer», finalizó.