El Comercio
Real Oviedo

real oviedo

El Real Oviedo quiere colarse en la fiesta

fotogalería

Toché presiona a su compañero Linares, durante la última sesión en El Requexón. / Eloy Alonso

  • Los azules buscan un triunfo para mantenerse en el ‘play off’ y que retrasaría el ascenso del Levante

  • La presencia de Fernández en el lateral izquierdo será la principal novedad del once, aunque no se descarta la vuelta a un delantero

El Real Oviedo visita esta tarde (18 horas) al Levante con la intención de colarse en la fiesta del ascenso de los valencianos y aplazarla unos días. El objetivo de los azules es demostrar que pesa más la importancia de los puntos que las ganas de una celebración que, tarde o temprano, celebrarán los granotas.

El conjunto de Fernando Hierro viajó ayer a Valencia con seis bajas, lo que obligará al técnico malagueño a introducir cambios en el once y a presentar una defensa inédita en lo que va de campeonato. La principal novedad en la zaga será la presencia de Fernández en el lateral izquierdo. Sin embargo, no se descartan más novedades y que el equipo vuelva a jugar a domicilio con un solo delantero.

A lo largo de la semana la mayoría de las noticias que fueron llegando de Valencia estuvieron más relacionadas con los preparativos de la celebración del ascenso, para el que los levantinistas deben lograr una victoria, que con el conjunto oviedistas. La única excepción la ofrecieron el entrenador, el asturiano Juan Ramón López Muñiz, y los jugadores, que insistieron en la dificultad que esperan que presente el encuentro del Ciutat de Valencia.

Pero si los puntos son importantes para los locales, que cerrarían así el objetivo de la temporada a falta de seis jornadas, aún lo son más para los oviedistas, que siguen en una apretada pelea para mantenerse en los puestos de ‘play off’. Los azules mantienen un punto de ventaja con el séptimo, el Huesca, y cuatro con el octavo, el Valladolid, por lo que necesitan sumar puntos para mantener esas diferencias.

La tarea de ganar en Valencia se antoja complicada ya que el conjunto local no ha perdido ningún partido en su campo en lo que va de temporada y es el que mejores números presenta cuando juega como local. En el caso de los azules, su rendimiento a domicilio está siendo el principal hándicap para disfrutar de una situación más cómoda en la tabla.

Sin embargo, los jugadores que dirige Fernando Hierro, que llevan tres jornadas consecutivas como visitantes sin sumar, se agarran a las buenas sensaciones de los últimos encuentros, tanto como locales como visitantes, pese a las derrotas. Los oviedistas, tras ganar en Miranda de Ebro y empatar en Reus y Soria, perdieron en Vallecas, Tenerife y Lugo de forma consecutiva.

Fernando Hierro dejó claro que a estas alturas del campeonato lo único que importan son los resultados y espera que el equipo ofrezca una buena imagen y compita con los valencianos como lo hizo en la primera vuelta, cuando vencieron 2-0 en el Carlos Tartiere.

El partido de esta tarde será en el que el conjunto azul presentará más ausencias de la temporada, ya que faltarán hasta seis de los componentes de la plantilla. Las dos bajas más notables serán las de los defensa Verdés y Christian Fernández, que venían siendo titulares siempre para el técnico. Ambos están sancionados, además de tener molestias, por lo que han aprovechado esta semana para recuperarse. Tampoco estarán disponibles esta tarde por lesión Borja Domínguez, Varela, Jonathan Pereira y Jorge Ortiz. Por el contrario, el técnico sí podrá disponer finalmente de David Costas y Lucas Torró, que a lo largo de la semana no pudieron entrenarse por unas problemas que superaron.

Recomponer la defensa

La defensa se recompondrá, de forma que será la misma que finalizó el encuentro de la pasada jornada ante el Huesca. Diegui Jonannesson entrará en el lateral derecho, con lo que Fernández pasará al izquierdo, mientras que David Fernández formará pareja en el centro con David Costas. La otra alternativa sería que David Costas pasara a la banda izquierda y entrara en el once Óscar Gil o Jonathan Vila, pero esta opción parece descartada después de que la salida del centro de la zaga de David Costas en Lugo no diera buenos resultados.

La principal incógnita para esta tarde es conocer si Hierro va a volver a jugar a domicilio con un solo delantero o mantendrá los dos de los partidos de casa. En el supuesto de que lo haga con un único punta y refuerce el centro del campo, todo apunta a que el que se quedaría en el banquillo sería Linares, para que Toché, el máximo goleador del equipo, se mantenga como referencia en el ataque.

Lo que presenta más dudas es la solución que el entrenador azul buscaría para la media punta, ya que en las últimas jornadas ese puesto venía siendo para Borja Domínguez, que sigue lesionado. El principal candidato para volver al equipo en ese caso sería David Rocha, aunque no tendría porque ser el mediapunta. El extremeño podría entrar en la banda derecha del centro del campo y ser Susaeta el que hiciera las labores de enlace con el ataque.

Tampoco se puede descartar que Susaeta sea el mediapunta y entre en la banda uno de los dos extremos que han viajado a Valencia: Nando, que vuelve a su tierra, o bien el uruguayo Carlitos de Pena.

En principio, la alineación más probable de los azules sería la formada por Juan Carlos; Diegui Johannesson, David Fernández, David Costas, Fernández; Susaeta, Lucas Torró, Jon Erice, Saúl Berjón; David Rocha y Toché. En el banquillo estarían Esteban, Óscar Gil, Jonathan Vila, Nando, Carlitos de Pena, Michu y Linares. El único jugador descartado por decisión técnica por Hierro es el centrocampista Héctor Nespral.

El equipo tuvo ayer por la mañana la última sesión de entrenamiento en el Carlos Tartiere y posteriormente viajó a Valencia. El conjunto oviedista no estará solo en el estadio valenciano, ya que más de 150 aficionados adquirieron entradas a través de la Asociación de Peñas del Real Oviedo (Aparo). Entre los seguidores que apoyarán esta tarde al equipo estará la peña Azul Barcelona.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate