El Comercio
Real Oviedo
Michu, el pasado viernes.
Michu, el pasado viernes. / M. R.

«En Tarragona no nos vale otra cosa que no sea ganar»

  • Michu reconoce el duro golpe de la derrota ante el Alcorcón, pero confía en reconducir la situación con una victoria ante el Nastic el próximo sábado

La derrota del pasado viernes ante el Alcorcón fue tan dura como inesperada para los azules, pero no hay tiempo para lamentaciones. Los jugadores quieren centrarse en el partido ante el Nástic en el que «no nos vale otra que no sea ganar», aseguraba Michu tras la derrota.

El atacante azul reconoce que los últimos resultados hacen que el margen de reacción sea mínimo, por lo que cree que tienen que sumar fuera de casa, algo que no hicieron hasta ahora.

El mensaje que sale del vestuario azul es el de pelear hasta el final y para ello Michu tiene clara la receta «vamos a entrenar más que nunca, más fuerte que nunca y vamos a intentar ganar el sábado». A juicio del ovetense es algo que deben a los aficionados «al final el objetivo y el sueño que todos tenemos, tanto los aficionados como los futbolistas, es conseguir el ascenso y el sábado en Tarragona tenemos otra oportunidad».

Respecto al mensaje que tienen para los seguidores azules que el pasado viernes acudieron al estadio, el atacante lo tiene claro: «No podemos más que darles las gracias porque animan hasta el final. Después evidentemente muestran su descontento, como nosotros que tampoco podemos estar conformes con el resultado». Además, considera que es algo que no es nuevo y el compromiso de los aficionados es máximo. «A los oviedistas no se les puede decir nada porque siempre dejan el alma animando. Yo les conozco y van a seguir animándonos, entiendo el disgusto, asumimos todas las críticas, yo el primero», asumió el mediapunta que está convencido de que el sábado, en Tarragona, «van a estar apoyando, seguro».

Michu, que tuvo una buena ocasión para empatar el encuentro, admitió lo duro de la derrota en un partido en el que «solo nos valía ganar». «No estamos sacando los puntos que queremos y quedan cinco partidos nada más y tienes poco margen de reacción», advirtió a renglón seguido. Las lamentaciones sirven de poco a estas alturas, «cuando recibes una bofetada así no queda otra que levantarse. Estamos fastidiados porque contábamos con los tres puntos. Lo importante es intentar cambiar la dinámica en Tarragona. Fue un varapalo fortísimo y no queda otra que no sea ganar allí, no sirve el empate ni tampoco dar una buena imagen», sentenció. También dijo que nos está lastrando muchísimo el rendimiento del equipo lejos del Tartiere: «Tenemos que sumar de tres en tres ya».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate