El Comercio
Real Oviedo
Fernando Hierro, en un entrenamiento.
Fernando Hierro, en un entrenamiento. / ELOY ALONSO

REAL OVIEDO

Un equipo de rachas

  • En la anterior ocasión en la que los azules sumaron siete puntos en ocho encuentros, reaccionaron con cinco victorias en seis partidos

  • Los azules ya tuvieron esta temporada, en la primera vuelta, una mala etapa idéntica a la actual, de la que salieron

No es la primera vez en la presente temporada en la que el Real Oviedo tiene una racha tan mala como la actual. Entre las jornadas 13 y 20 el equipo azul sacó los mismos 7 puntos que ha logrado ahora entre la 30 y la 37.

La buena noticia para los azules es que la vez anterior que sucedió lo que ha pasado en las últimas ocho jornadas, la respuesta del equipo fue contundente y tuvo uno de los mejores momentos de la temporada, logrando cinco victorias en los siguientes seis duelos. Es decir, que los carbayones conocen el camino de la reacción que ahora necesitan para lograr meterse en el 'play off'.

En una competición tan larga como la Segunda, excepción hecha del caso del Levante, la clave suele estar en mantener la regularidad y ser capaz de sobreponerse a las malas rachas que, a lo largo de 42 jornadas, siempre se acaban produciendo.

En este contexto toman más sentido las palabras que Fernando Hierro pronunció al término del encuentro ante el Alcorcón. El entrenador apeló el viernes a los cinco encuentros que restan de competición en los que dijo que la única solución era «levantarse». Pero además, el entrenador hizo especial hincapié, por un lado a no tener dudas y por otro a mantener la línea de trabajo que les había llevado hasta donde estaban.

«No podemos pensar en otra cosa que no sea seguir la línea de trabajo, no podemos dudar de lo que hemos hecho hasta ahora, ni de lo que pretendemos hasta el final», dijo el técnico que también recordó que «si hemos hecho algo bueno durante todo el año es que, independientemente de los resultados, hemos seguido una línea de trabajo y saber lo que queríamos, en eso no vamos a dudar».

El anterior bache del equipo fue entre las jornadas 13 y 20, en las que además hay cuatro rivales, Lugo, Huesca, Levante y Alcorcón, que son los mismos que en la actual.

La mala racha del equipo entonces coincidió con las goleadas del equipo a domicilio y abrieron una etapa de dudas. Tras empatar en casa ante el Lugo, en un encuentro en el que el equipo en la segunda mitad logró remontar y estuvo cerca de poder llevarse los tres puntos, llegó el batacazo de Huesca donde los azules cayeron por 4-0 y ofrecieron una mala imagen que se volvió a repetir en Alcorcón y Sevilla. También incluyó una derrota en el Carlos Tartiere, ante el Córdoba. Las dos victorias de esa época de la temporada fueron en casa, una ante el Levante con una muy buena imagen y la otra ante el Nástic, el rival ante el que los azules jugarán el próximo sábado.

La lectura más positiva que se puede sacar de aquel momento fue la reacción del equipo, que pasó a tener el mejor momento de la temporada, ya que logró la victoria en cinco de los siguientes seis partidos.

Tras caer ante el filial del Sevilla, el equipo jugó dos partidos seguidos en casa que saldó con victorias, 2-1 ante el Elche y 1-0 frente al Valladolid, ahora rival de los azules en la pelea por el 'play off'. El único tropiezo entre las jornadas 21 y 26 fue a domicilio, con otra contundente derrota, 3-0, en esta ocasión ante el Almería.

El equipo volvió a reencontrarse con la victoria en casa ante el Mallorca, 2-1, para luego romper la trayectoria de derrotas a domicilio, ganando al Mirandés por 0-2. El actual tercer clasificado, el Getafe, cerró el tramo de más victorias azules, ya que en el Carlos Tartiere los de Bordalás cayeron por 2-1.

Tras esos resultados el equipo logró ir manteniendo cierta regularidad en la competición y consolidándose en los puestos de 'play off' de los que cayó hace un par de jornadas.

La diferencia entre el mal tramo de competición anterior y el actual es que el equipo ahora dejó de recibir goleadas a domicilio. En los ocho partidos de la primera vuelta, Juan Carlos recibió 19 goles, en el periodo actual solo ha visto perforada su portería en 8 ocasiones. En cuanto a los goles a favor también logró más en la anterior etapa, con 10, por 6 de la actual.

El reto del conjunto ovetense en los cinco encuentros que restan es encadenar una serie de victorias, como hicieron en la ocasión anterior, que les permita entrar en los puestos de 'play off'. Los azules no dependen matemáticamente de sí mismos, pero con 15 puntos en juego el objetivo sigue estando al alcance. El principal riesgo es que el margen de error es mínimo y el resto de rivales están apretando el acelerador. En cualquier caso, el objetivo es lograr una victoria el próximo sábado ante el Nástic, que permitiría ver las cosas de otra manera para lo que falta de competición.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate