El Comercio
Real Oviedo
El oviedista Erice lucha por la posesión del balón con Sergio Tejera durante el duelo de la pasada campaña en el Nou Estadi.
El oviedista Erice lucha por la posesión del balón con Sergio Tejera durante el duelo de la pasada campaña en el Nou Estadi. / OPTA

Un escenario propicio para reaccionar a domicilio

  • Los azules han enlazado cuatro derrotas en sus últimos desplazamientos y no vencen a domicilio desde el 12 de febrero

  • El Real Oviedo pretende hurgar este sábado en la herida del Nástic, el peor local de la categoría junto al colista Mirandés

Al Real Oviedo se le presenta este sábado una oportunidad de oro para encontrar una tregua en su tormentosa relación con los resultados a domicilio esta temporada. Si en el Carlos Tartiere los azules han forjado un sólido idilio con el triunfo, interrumpido en sus dos últimos encuentros, cada vez que se ha alejado de su feudo su casillero de puntos no ha encontrado esa correspondencia para crecer por partida triple.

El triunfo cosechado el pasado 12 de febrero en Anduva, seguido de dos empates en Reus y Los Pajaritos, fue un oasis en la travesía por el desierto que ha sufrido como visitante el conjunto azul esta temporada. Una sequía de resultados positivos a domicilio que el conjunto dirigido por Fernando Hierro espera regar el sábado en el Nou Estadi, un escenario fértil para los equipos que lo han visitado a lo largo de esta campaña.

El Nástic solo ha logrado en su feudo 23 puntos, los mismos que el colista Mirandés. Nadie presenta un balance más raquítico como local en la categoría de plata esta temporada, por lo que el conjunto carbayón visita un escenario propicio para aumentar su pobre cosecha de trece puntos a domicilio y de paso poner freno a una racha de cuatro derrotas consecutivas lejos del Carlos Tartiere.

El Reus, con un gol de Mayor en el tiempo añadido de la segunda mitad en el derbi, fue el último en llevarse los tres puntos del Nou Estadi, en el que los azules disputaron hace dos campañas la ida (2-1) de la eliminatoria de campeones de Segunda B que se terminó decantando a favor del conjunto que dirigía Sergio Egea. Con el propósito de no perder comba con los puestos que dan derecho a disputar el 'play off', el conjunto carbayón afronta el duelo de este sábado confía en reconciliarse con la victoria a domicilio más de tres meses después y hurgar en la herida de los tarraconenses.

El conjunto dirigido por Juan Merino solamente ha conseguido una victoria en sus cuatro últimos choques delante de su afición, a la que han recurrido esta semana con una promoción de entradas a mitad de precio, evaluará la competitividad a domicilio de los oviedistas, ávidos de un punto de inflexión. Tras las derrotas por la mínima en Tenerife, Lugo y Levante, los carbayones se desplazarán este viernes a tierras catalanas con el propósito de convertir en puntos las buenas sensaciones que mostraron en el feudo del ya ascendido Levante.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate