El Comercio
Real Oviedo
Linares.
Linares. / ELOY ALONSO

Linares y Erice no se ejercitan con sus compañeros en la primera sesión semanal

Finalizadas sus dos jornadas de descanso, la primera plantilla del Real Oviedo regresó ayer al trabajo en El Requexón para desarrollar su primer entrenamiento de la semana. Una sesión con dos ausencias destacadas, protagonizadas por Linares y Erice, que fueron titulares el pasado viernes en el Carlos Tartiere ante el Alcorcón.

En el caso del mediocentro navarro, su jornada al margen del grueso de la plantilla vino motivada por precaución, mientras que el delantero aragonés, que fue sustituido por Hierro en la segunda mitad del choque ante el cuadro 'alfarero' el pasado viernes, las molestias físicas parecen de mayor calibre y el técnico malagueño tendrá que esperar para ver si es posible su concurso en el encuentro de este sábado en Tarragona.

En caso de que las molestias que impidieron al veterano delantero de Fuentes de Ebro saltar ayer al césped de El Requexón no remitiesen, Hierro podría verse obligado a modificar el dibujo táctico con dos delanteros empleado de inicio en la última jornada. El andaluz ha recuperado para el trabajo diario a Jonathan Pereira, totalmente adaptado a la dinámica de grupo después de los problemas físicos que le habían obligado a mantenerse al margen en las últimas semanas, al que ayer probó como pareja de ataque de Toché durante el partidillo. No obstante, el escurridizo atacante vigués ha tenido muy pocas oportunidades a lo largo de la temporada y su reciente período de baja hacen poco probable que sea el relevo de Linares en caso de que el maño no llegase en condiciones al fin de semana.

Sin Erice, Linares ni Varela, de baja para el resto de la temporada, Hierro tampoco pudo contar ayer con Borja Domínguez y Jorge Ortiz, que avanzan en sus respectivos procesos de recuperación y en la vuelta a los entrenamientos realizaron trabajo específico a las órdenes del readaptador Nacho Gonzalo. El mediocentro vigués, que se había afianzado en las alineaciones oviedistas hasta su lesión, tiene complicado estar este sábado en Tarragona a disposición de Fernando Hierro.

El prematuro rumbo a los vestuarios de Héctor Verdés, que se retiró treinta minutos antes de que finalizase la sesión, fue la única incidencia en el inicio de la preparación del duelo que enfrentará a los azules con el Nástic. El conjunto carbayón seguirá perfilando los detalles de cara a ese choque en la última sesión a puerta abierta esta mañana.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate