El Comercio
Real Oviedo

fotogalería

Susaeta avanza con el balón ante Diegui Johannesson. / ELOY ALONSO

REAL OVIEDO

Real Oviedo | «No vale engañar a nadie, la única final que hay es la del sábado»

  • Susaeta apuesta por afrontar el duelo contra el Nástic «como si fuera el último partido del 'play off', en el que si no ganas te quedas fuera»

Como su juego, sin lugar destacado para los recursos efectistas, Susaeta muestra frente a un micrófono la contundencia que acompaña a sus golpeos con la pierna diestra. En los momentos dulces y en los más amargos. Sin ambages, el extremo eibarrés no titubeó ayer a la hora de calificar como «un golpe duro» la derrota en Valencia ante el Levante, agravada después de que el Alcorcón se convirtiese el pasado viernes en el primer visitante que se llevó los tres puntos del Carlos Tartiere en 2017, pero tiene claro que no hay margen para pararse a restañar heridas.

«Hay que levantarse, entrenar y esperar el partido del sábado, para mí la única final. Ni cinco, ni dieciséis ni veintiuna. Para mí es la única. No vale ni engañarnos a nosotros mismos ni a nadie», proclamó el centrocampista vasco, uno de los capitanes oviedistas, para evaluar la magnitud del duelo de este fin de semana en Tarragona. Con la necesidad de recortar una desventaja de dos puntos para regresar a la zona de 'play off', el choque en el Nou Estadi es uno de esos llamados a marcar el devenir de una temporada y Susaeta, que vuelve estar a disposición de Hierro después de cumplir su sanción ante el Alcorcón, cree que deben encarar el envite como si no hubiera red. «Hay que ser claros. Vamos allí a sacar los tres puntos como siempre, pero con una motivación mucho más grande todavía. Como si fuera un partido de 'play off' en el que si no ganas te quedas fuera. Así es como deberíamos afrontar este partido tan importante», apostilló consciente de que encaran «un partido vital».

El futbolista forjado en Zubieta, que el sábado espera disputará su partido número 150 con la camiseta oviedista, mantiene el optimismo y recuerda que «en este club he estado en situaciones infinitamente peores», pero invita a concienciarse de la importancia de no dejar escapar más trenes en el andén de los aspirantes al ascenso. «Luego igual es verdad que el fútbol nos da más oportunidades, pero hemos perdido muchas. Nos ha adelantado el Valladolid. Cuando ganas no le das importancia a lo que hacen los demás, pero cuando no sacas un buen resultado estás todo el día pendiente de qué hace el Huesca, el Cádiz, el Tenerife....», confesó el eibarrés, que no oculta que los azules estuvieron lejos de completar su mejor partido ante el Alcorcón. «En lo futbolístico no creo que tengamos que volvernos locos, es un poco más a nivel mental», agregó sobre los ajustes que debe emprender el conjunto carbayón para reencontrarse con la victoria ante el Nástic.

«Un disgusto mayúsculo»

Con 37 jornadas disputadas, Susaeta tiene claro que no es el momento oportuno de emprender revoluciones en la concepción futbolística que ha llevado al Real Oviedo a la primera mitad de la tabla. Reconoce, no obstante, que el balance de cuatro puntos sobre los últimos dieciocho en juego necesita ser mejorado para alcanzar el objetivo por el que trabajan desde el inicio de temporada.

«Cuando ves que este año la gente se ha enganchado otra vez fortísimo y hemos ganado partidos en casa contra todos los equipos de arriba... es oviedismo a lo bestia, como si fueran partidos de Primera División o un derbi, y echarlo ahora al traste sería un disgusto mayúsculo», expuso el eibarrés, que no cree que la situación clasificatoria del Nástic, inmerso en la zona de descenso, altere el duelo de este sábado. «Si ellos tienen urgencias, nosotros deberemos tener mucha más ambición. Es un objetivo espectacular jugar un 'play off' aquí, tuve la suerte de hacerlo contra el Cádiz», indicó con el anhelo de repetir esa experiencia. Algo que, concluyó, «solo pasa por sacar un buen resultado el sábado».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate