El Comercio
Real Oviedo

REAL OVIEDO

Real Oviedo | Sin margen de error en Tarragona

Toché y Michu disputan un balón en presencia de Carlitos y Fernández, en el entrenamiento que el equipo realizó ayer en el Complex Esportiu Futbol Salou.
Toché y Michu disputan un balón en presencia de Carlitos y Fernández, en el entrenamiento que el equipo realizó ayer en el Complex Esportiu Futbol Salou. / REAL OVIEDO
  • El Real Oviedo necesita una victoria ante el Nástic para continuar en la pelea por el 'play off'

  • Susaeta, David Fernández y Michu pueden ser las novedades en el once inicial de los de Fernando Hierro

El margen de error para el Real Oviedo se reduce cada jornada y, por ello, afronta el partido de hoy (20.45 horas) ante el Nástic con la necesidad de una victoria que le permita mantenerse en la pelea por entrar en el 'play off' en las cuatro últimas jornadas. El duelo será de necesidades ya que el conjunto catalán se encuentra en puestos de descenso y tampoco puede permitirse fallar si aspira a mantener la categoría al final de temporada.

El técnico del Real Oviedo, Fernando Hierro, recupera para esta tarde a Susaeta, pero pierde a Linares y Verdés, por lo que estará obligado a realizar cambios en el once inicial. Uno de ellos será la vuelta de David Fernández al centro de la defensa, mientras que la principal duda será conocer quién será el acompañante de Toché en la delantera, posición a la que optan Michu y Susaeta.

El conjunto carbayón acumula cuatro jornadas en las que únicamente ha sumado un punto, el empate en casa ante el Huesca, lo que le ha hecho salir de la seis primeras posiciones. El equipo, tras el duro tropiezo de la pasada jornada ante el Alcorcón, necesita ahora ganar a domicilio, lo que esta campaña se ha convertido en una asignatura pendiente.

El entrenador y los jugadores han evitado esta semana, a diferencia con lo que se venía haciendo en las últimas, hablar de finales. Hierro ha calificado el encuentro de esta tarde de «vital» y ha recalcado la necesidad de sumar los tres puntos. Además, el titular del banquillo azul se aferra a las sensaciones de los últimos encuentros de su grupo a domicilio (Tenerife, Lugo y Levante), en los que, pese a la derrota, la mejoría en el juego fue evidente.

Los azules ya han atravesado esta temporada por una racha similar a la actual, con siete puntos en ocho encuentros, y fueron capaces de salir de ella, con cuatro victorias en los siguientes cinco partidos. Repetir tal circunstancia es a lo que aspiran ahora los oviedistas para lograr el objetivo de entrar entre los seis primeros.

El partido será el último de la jornada de hoy, por lo que los azules conocerán los resultados de sus rivales en la pelea por el 'play off'. Entre esos enfrentamientos destaca el que disputarán dos de los implicados en la lucha, el Huesca y el Tenerife, que se medirán en el Alcoraz. El Valladolid recibirá al Mallorca en su estadio.

Las dudas del técnico

La alineación azul presenta una duda, que será quién será el acompañante de Toché en la delantera, ya que Hierro anunció que el equipo jugará con dos hombres en punta. Con la ausencia en la convocatoria de Jonathan Pereira, por decisión técnica, el único delantero en la lista es Michu, que parece el que más opciones tiene de salir de inicio. El malagueño descartó la posibilidad de utilizar a Saúl Berjón en esa posición, por lo que otra alternativa podría ser colocar a Susaeta como segundo delantero o mediapunta, algo que Hierro ya ha hecho en otras ocasiones. Si finalmente el elegido es Michu, Susaeta entrará en la banda derecha del centro del campo en sustitución del ex del Nástic David Rocha.

Lo que no ofrece dudas es que David Fernández será el acompañante de David Costas en el centro de la defensa, ya que así lo confirmó Hierro. En el resto del equipo no se esperan novedades, aunque tampoco están descartadas. El once más probable de los azules será el formado por Juan Carlos; Diegui Johannesson, David Fernández, David Costas, Christian Fernández; Susaeta, Lucas Torró, Jon Erice, Saúl Berjón; Michu y Toché.

El conjunto azul viajó ayer a tierras catalanas y realizó por la tarde un entrenamiento en Salou, donde los jugadores se volverán a ejercitar esta mañana en una suave sesión de activación, habitual en el conjunto azul los días de partido cuando este se juega a última hora.

El Nástic, que cuenta con las bajas de Mossa, por sanción, y de los lesionados Uche, Giner y Madinda, firma una mala trayectoria como local, ya que es, junto con el Mirandés, con 23 puntos, el peor conjunto en su campo. No obstante, Hierro destacó su potencial, en especial en las acciones a balón parado, que les han servido para hacer catorce goles esta temporada. Precisamente esa es una de las asignaturas pendientes de los azules en las últimas jornadas, en las que han encajado tres goles en ese tipo de acciones.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate