El Comercio
Real Oviedo

real oviedo

La peor racha en el peor momento

Varios futbolistas de la plantilla azul ejercitándose esta semana en El Requexón.
Varios futbolistas de la plantilla azul ejercitándose esta semana en El Requexón. / ELOY ALONSO
  • Los azules llevan cinco jornadas sin ganar, lo que ha complicado su presencia en el 'play off'

El objetivo que se marcó Fernando Hierro cuando llegó al banquillo ovetense era llegar a las últimas jornadas en disposición de pelear por entrar en las posiciones de la zona alta. Luego, tras el mercado de invierno, el propio entrenador comenzó a concretar el reto para la temporada: estar entre los seis primeros.

Los azules cumplieron con la primera tarea de llegar a las diez últimas jornadas en puestos de 'play off' y con muchas opciones de poder confirmarse en esos puestos. Sin embargo, el equipo ha entrado en la peor racha de la temporada y sus opciones de poder estar en las plazas que dan derecho a pelear por el ascenso se han complicado sensiblemente.

El conjunto carbayón todavía mantiene las posibilidades de clasificarse para el 'play off', ya que restan por jugarse cuatro encuentros, doce puntos, que con los enfrentamientos entre los rivales directos permiten seguir con vida. El propio entrenador dijo tras el empate ante el Nástic que «mientras haya vida seguiremos peleando».

Los ovetenses están a dos puntos de la sexta posición que ocupa el Huesca empatado con el Valladolid, que está en un buen momento y se ha sumado a la fiesta con los últimos triunfos. El Cádiz y el Tenerife aventajan a los de Hierro en cinco puntos y parece más complicado poder alcanzarlos, aunque en los finales de temporada todo es posible.

En las cuatro últimas jornadas el Valladolid tendrá dos partidos ante rivales directos, ya que recibirá en su campo al Getafe y Cádiz, éste último en la jornada que cierra el campeonato.

Además, todos los equipos de la zona alta tendrán encuentros complicados, ya que el hecho de que hasta nueve equipos estén implicados en la zona de descenso hará que se haya mucho en juego en un buen número de encuentros.

El problema de los azules para haber perdido puestos en la clasificación fue que están en la peor racha de la temporada. En las diez últimas jornadas los de Hierro han perdido cinco partidos, empatado tres y ganado dos. Los números son especialmente malos en las cinco últimas fechas en las que el equipo no ha sido capaz de ganar, saldando esos encuentros con tres derrotas y dos empates.

El problema del conjunto azul no es nuevo y no es otro que el mal rendimiento lejos del Carlos Tartiere, algo que no es nuevo de esta fase del campeonato, ya que en toda la temporada es un hándicap para los ovetenses. El equipo ha sumado 14 puntos como visitante en todo el campeonato, fruto de tres victorias y cinco empates, mientras que en once ocasiones cayó derrotado.

Las goleadas que encajó en varios encuentros como visitante, como Huesca, Alcorcón o Sevilla hicieron que el equipo entrara en pánico como visitante y tiene números de equipo en zona de descenso. Los carbayones suman catorce puntos lejos del Carlos Tartiere. Tienen peor balance a domicilio el Mirandés, que lleva trece, el Mallorca, Rayo Vallecano y Almería, que suman doce, mientras que el Alcorcón es el peor equipo a domicilio con once puntos. Precisamente los madrileños sumaron tres de esos puntos en el Carlos Tartiere hace una semana y han ganado los dos partidos a los oviedistas.

En los últimos desplazamientos el equipo se agarraba a una mejoría en el juego, pero eso no dio puntos. El tropiezo más doloroso y que abrío el camino a la mala racha de los azules fue el de Tenerife, donde el equipo cayó con un penalti inexistente, pese a hacer un buen partido.

El equipo no entra bien en los partidos a domicilio, tal vez por la falta de confianza que provocan los resultados y solo reacciona cuando va por detrás en el marcador.

En la raíz de ello está una cantinela que se repite después de los encuentros, que es que al equipo le falta balón y capacidad para tener posesiones largas que le permitan, además de atacar, no sufrir tanto en defensa. El técnico no ha encontrado solución a ese problema pese a probar distintos sistemas de juego. En las últimas jornadas el equipo está jugando con un solo delantero como visitante, pero tampoco así llegan los resultados.

La llegada de Borja Domínguez en el mercado de invierno hizo que el técnico se decantara por el gallego para reforzar el centro del campo, pero lo ha perdido en las últimas jornadas por lesión. El otro recurso es pasar a Susaeta al centro.

Luego, cuando va por detrás en el marcador, el equipo reacciona, pero suele ser tarde y a costa de asumir riesgos que en muchas ocasiones se pagan.

Lo sucedido el pasado sábado en Tarragona fue diferente y por ello más doloroso. El equipo entró bien en el partido y se puso al descanso con 0-2, lo que parecía que iba a hacer que el encuentro no se escapara. Sin embargo, el equipo realizó un muy mal segundo tiempo y dio vida a un rival que estaba contra las cuerdas. Hierro le había dado una vuelta a la alineación y presentó un once con clara vocación ofensiva, con la presencia en el once de Nando y Carlitos, algo que solo funcionó en el primer tiempo.

A la mala temporada a domicilio se unieron dos tropiezos como locales en las últimas jornadas. Los oviedistas habían basado hasta entonces su buena clasificación en contar los partidos en el Carlos Tartiere prácticamente por victorias. Antes del empate ante el Huesca y la derrota frente al Alcorcón, los azules habían perdido dos partidos y empatado tres.

El conjunto ovetense tiene ahora cuatro partidos por delante para evitar que le suceda lo mismo que de la pasada temporada, cuando el equipo acabó quedando fuera del 'play off' con un muy mal final de campeonato.

El equipo oviedista tiene dos encuentros en el Carlos Tartiere, ante el Zaragoza y Sevilla Atlético, y dos fuera contra el Córdoba y Elche.

El sábado llega al Carlos Tartiere el Zaragoza, que tras un mal comienzo de temporada ahora está en una zona cómoda, pero necesita una victoria en los cuatro encuentros que restan para confirmar la permanencia.

Posteriormente, el conjunto carbayón visitará al Córdoba, un equipo que pelea por salir de la zona baja y que, en la pasada jornada, con su triunfo in extremis ante el Reus, ha tenido un importante respiro. No obstante a los andaluces les hacen falta dos triunfos para salvarse.

El único rival de los azules que no se jugará nada es el Sevilla Atlético, que ya está salvado y tiene las cuatro últimas jornadas para disfrutar de su continuidad en Segunda División. La última jornada de la temporada enfrentará al Real Oviedo con el Elche, un equipo sumido en una profunda crisis y que, tal como está comportándose en las últimas jornadas, podría estar ya descendido cuando reciba a los azules.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate