El Comercio
Real Oviedo

REAL OVIEDO

Real Oviedo | La pelota sigue en el tejado azul

La plantilla azul hace carrera por los campos de El Requexón.
La plantilla azul hace carrera por los campos de El Requexón. / ELOY ALONSO
  • El Real Oviedo mantiene opciones de 'play off', pero sin ningún margen de error

  • El Girona y el Córdoba entraron la pasada temporada entre los seis primeros tras vivir una situación como la que tienen los de Hierro

El final de la temporada se acerca y las calculadoras echan humo tanto en la zona alta como baja de la clasificación. En Segunda División quedan cuatro jornadas para que concluya el campeonato y aún falta mucho por decidirse. A ello se agarra el Real Oviedo, al que los últimos malos resultados han alejado del 'play off', aunque el equipo de Fernando Hierro todavía se mantiene con opciones de acceder a los puestos que dan derecho a pelear por el ascenso al final de temporada. Aunque matemáticamente los azules no dependen ya de sí mismos y necesitan tropiezos de sus rivales, es evidente que siguen manteniendo opciones ya que hay algunos enfrentamientos directos y, además, cada jornada demuestra que los conjuntos no llegan muy sobrados a esta fase final de la Liga. El Cádiz, por ejemplo, salvó un punto en el último minuto en la Romareda y el Huesca otro tras remontar un 0-2 ante el Tenerife, al que le ocurrió algo parecido a lo de los azules en Tarragona.

El Real Oviedo, en definitiva, está obligado a cambiar su rendimiento para poder así mantenerse vivo hasta la última jornada. La prueba de que todo puede cambiar es lo sucedido la pasada campaña, en la que en los cuatro últimos compromisos se decidieron dos puestos de 'play off'.

«Errores y virtudes»

Fernando Hierro no quiere hacer números. Así lo dejó claro el sábado tras el empate ante el Nástic. El técnico contestó, al ser preguntado por las opciones del equipo jugar el 'play off', que «para las matemáticas soy muy malo, pero lo que sí sé es que seguiremos peleando y luchando, dejándonos todo lo que tenemos dentro con nuestros errores y virtudes». Si las virtudes se imponen en estos cuatro últimos encuentros, las opciones aumentarán exponencialmente.

Aunque está claro que el objetivo primordial es el encuentro del próximo sábado ante el Zaragoza, es inevitable hacer cábalas. Y, para ello, y también para alimentar las esperanzas oviedistas, lo sucedido la pasada temporada puede ser un buen ejemplo.

Hubo dos equipos el pasado ejercicio que fueron capaces de entrar entre los seis primeros gracias a su reacción en las últimas cuatro jornadas: el Girona y el Córdoba. En el caso de los catalanes, lo hicieron en el último mes de competición a dos puntos del 'play off', mientras que los andaluces estaban a tres. Lógicamente, para ello fue necesario que fallaran un par de conjuntos. Fueron el Real Oviedo y el Zaragoza, que precisamente se enfrentarán el próximo sábado.

Los oviedistas realizaron una fase final del campeonato desastrosa y no fueron capaces de sumar un solo punto en esas cuatro jornadas, mientras que los maños se apuntaron cuatro, tres de ellos ante el conjunto azul. Los aragoneses desperdiciaron una ventaja de cuatro puntos y los carbayones, de tres.

Lo que hicieron, en cambio, el Córdoba y el Girona fue sumar en las cuatro últimas jornadas diez puntos cada uno y eso les permitió lograr un punto y dos, respectivamente, de ventaja sobre el séptimo clasificado. Es decir, firmaron tres victorias y un empate.

Las diferencias con la presente temporada son dos principalmente. Por una parte, en la zona alta, el Alavés y Leganés no tenían asegurado el ascenso directo, que finalmente lograron, sumando diez y nueve puntos, respectivamente. Este año, en cambio, el Levante ya es conjunto de Primera desde hace un par de jornadas, mientras que el Girona disfruta de una ventaja de siete puntos sobre el Getafe.

El otro cambio es que, mientras que en la zona alta los dos primeros necesitan menos los puntos, en la baja hay muchos más conjuntos implicados esta temporada. La pasada había tres equipos prácticamente descendidos y solo tres peleaban por evitar la cuarta plaza.

En la 2015-16, ningún equipo fue capaz de ganar los cuatro últimos partidos, pero hubo cinco que vencieron en tres y empataron otro. Fueron los mencionados Alavés, Girona y Córdoba, además del Nástic y el Huesca. Tras ellos, el Leganés y el Alcorcón lograron tres triunfos y sufrieron una derrota.

En el siguiente puesto estaba el Almería, que se salvó en la última jornada y para ello sumó ocho puntos (dos victorias y dos empates), lo que demuestra que a estas alturas de la competición los equipos que más necesitan los puntos, a veces, son capaces de hacer lo que no lograron en toda la temporada.

En las últimas jornadas de la pasada campaña hubo un conjunto que vivió una situación peculiar y que al final fue el que ascendió: Osasuna. Los navarros entraron en las últimas cuatro jornadas con dos puntos de ventaja sobre el séptimo, pero llegaron a la última jornada fuera del 'play off'. La contundente victoria que lograron en el Carlos Tartiere, por 0-5, les permitió entrar en la fase de ascenso, empatados a 64 puntos con el Alcorcón y el Zaragoza, que se cayó de la sexta plaza después de perder 6-2 contra un Llagostera ya descendido.

El objetivo del cuerpo técnico es levantar la moral del equipo, que lleva cinco encuentros sin ganar, y lograr un triunfo el sábado que puede hacer ver las cosas de otra forma, ya que hasta podría volver a depender de sí mismo. El equipo necesita ser el del Carlos Tartiere de la mayor parte de la campaña, donde salvo tropiezos puntuales ha sido capaz de vencer a la mayoría de los rivales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate