El Comercio
Real Oviedo
Menéndez Vallina se abraza a Fernando Hierro, durante el acto de presentación oficial del equipo.
Menéndez Vallina se abraza a Fernando Hierro, durante el acto de presentación oficial del equipo. / MARIO ROJAS

El presidente arenga al equipo para afrontar los últimos cuatro encuentros «a muerte»

  • «Estamos en una encrucijada histórica y aún tenemos opciones de llegar», advierte Menéndez Vallina, que pide un último esfuerzo a la plantilla azul

Las opciones del Real Oviedo de poder pelear por el ascenso pasan por lo que haga en los últimos cuatro encuentros del campeonato. Eso ha llevado al presidente del club, Jorge Menéndez Vallina, a lanzar una arenga a los jugadores y también al resto del oviedismo para que se vacíen en lo que falta de Liga.

Menéndez Vallina usó para enviar su mensaje su cuenta particular de Instagram, en la que, además, enlazó sus palabras con un vídeo de motivación del que fuera capitán de la selección argentina de rugby Agustín Pichot, en la que se dirige a sus compañeros instantes antes de jugar el partido por el tercer puesto en el Mundial de 2007.

El mandatario azul asegura en su mensaje, que está acompañado por una fotografía del centrocampista del filial Edu Cortina celebrando el gol que marcó ante el Sporting B esta temporada en el encuentro disputado en Mareo hace unas semanas, que «esta es la expresión que quiero ver en mi equipo: 4 partidos a muerte (mejor 8), que no quede nada», y recomienda escuchar las palabras de Pichot, que, dirigiéndose a sus compañeros les dice, entre otras cosas: «Esto es más que una camiseta, es la familia, el club, los amigos, nuestra historia». Y pide a sus compañeros «que no nos quede nada».

El presidente oviedista, que jugó al rugby en su juventud, repite parte de las palabras del jugador argentino «por los amigos, por los familiares, por este escudo y esta camiseta, por los años de penurias y porque amamos al Real Oviedo».

Además, destaca la importancia del momento que está viviendo la entidad y que todavía tienen el objetivo a su alcance. «Estamos en una encrucijada histórica y aún tenemos opciones de llegar», afirmó.

El tono vehemente del discurso destinado a la plantilla incluye que deben tener «tres palabras tatuadas en el corazón: orgullo, valor y garra». Lo que espera Menéndez Vallina de los suyos en las cuatro últimas jornadas es que «ni un balón dividido que se pierda, ni una pérdida que no vaya seguida de un apretar de dientes y una rabia hasta que recupere el balón, ni una ayuda que no se de a un compañero. Nadie caminando, tensión».

Extensiva a todos

Sin embargo, la arenga no tiene solo como destinatarios a los jugadores azules. La hace extensiva al resto de estamentos de la entidad. « Todos, jugadores, entrenador y directiva tenemos que ser conscientes de lo que nos jugamos: el sentimiento de toda una afición y eso está por encima de todo el dinero del mundo», expuso el presidente en su mensaje.

Por último, el dirigente oviedista cree que están a tiempo de pasar a la historia del club peleando por el ascenso y concluye que «el que lo entienda tendrá un lugar en nuestra historia; el que no, que se aparte. ¡Vamos! Tenemos una cita con la historia». La arenga presidencial termina con el tradicional «hala Oviedo».

El del presidente no fue el único mensaje de este tipo que ayer salió de componentes del club. El uruguayo Carlitos de Pena, que el sábado ante el Nástic debutó en el once inicial y se estrenó como goleador, también aprovechó las redes sociales para mandar un mensaje. Sobre una foto suya celebrando el gol que marcó en Tarragona escribió: «Este momento de mi vida se llama felicidad. Pero la felicidad completa será cuando consigamos el objetivo! #VamosPorTodo #HalaOviedo».

También los aficionados azules lanzaron otro mensaje de ánimo al equipo bajo el hastag '#12de12RO', con el que animan al equipo a sumar los doce puntos que faltan por disputarse para lograr el objetivo. Además, se hicieron numerosos llamamientos a que el estadio presente el sábado una buena entrada y los aficionados estén apoyando al equipo los 90 minutos.

Regreso con dudas

Por otra parte, el equipo azul volverá esta mañana a los entrenamientos, tras la jornada de descanso de ayer, para comenzar a preparar el encuentro ante el Zaragoza. La primera sesión de la semana servirá para comprobar si los lesionados de la pasada jornada, Verdés y Linares, pueden entrenarse ya con el resto de compañeros y estarán a disposición del entrenador para el encuentro del sábado. También podría regresar el centrocampista Borja Domínguez, que se encuentra en la fase final de su recuperación.

El equipo tendrá entrenamiento todos los días de la semana, por la mañana, en El Requexón a puerta abierta, salvo el viernes, cuando Hierro trabajará sin público, ni prensa, para ultimar los detalles del encuentro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate