El Comercio
Real Oviedo

REAL OVIEDO

Real Oviedo | «Las únicas cuentas que hago son las de los tres puntos de mañana»

fotogalería

Hierro bromea con Michu en el entrenamiento de ayer. / Eloy Alonso

  • Hierro considera que no es el momento de pensar en el año pasado y solo quiere centrarse en los doce puntos que faltan por disputarse

A estas alturas del campeonato liguero, cuando faltan cuatro jornadas de Liga, ya no es momento de sensaciones, ni de juego. Lo único que le importa al técnico del Real Oviedo, Fernando Hierro, es sumar mañana los tres puntos ante el Zaragoza. Ni siquiera se trata de recuperar la fortaleza a domicilio, ya que lo único que quiere el malagueño es la victoria. «La mejor noticia sería ganar en casa y con nuestra gente», dijo, a la vez que advirtió que «el sueño de la afición es el nuestro».

El preparador azul sigue sin querer hacer cuentas y se agarra a sus jugadores, a los que ve dando el 100 % y dejándose la vida por el objetivo. Mucho menos quiere el titular del banquillo comparar la situación del equipo con la del pasado año y se muestra optimista ante el reto que tienen por delante en las cuatro jornadas que faltan.

Como ya insistiera en otras ocasiones, las únicas cuentas que hace son «la de los tres puntos del mañana». «Luego, quién sabe qué va a pasar. A partir de ahí, al siguiente», aseguró, ya que entiende que perderían el tiempo y «fuerzas pensando en lo que va a pasar dentro de tres semanas».

Ni siquiera el entrenador se quiso parar en darle vueltas a la victoria que el pasado fin de semana se les escapó contra el Nástic. El entrenador recordó que de nada vale pensar en los puntos que no lograron en todo el campeonato. Lo que prefiere es agarrarse a la realidad, que es que « quedan doce puntos y hay que sumar los máximos posibles». Eso no quita que, junto a su equipo de colaboradores, hayan analizado lo sucedido y sacaran conclusiones, pero cree que lo que toca es «ser optimista y positivo y agarrarse con optimismo a lo que tengamos hasta la última jornada porque es lo que me ha enseñado el fútbol». En este sentido, recordó las dos Ligas que perdió como jugador en Tenerife en la última jornada o cómo el Osasuna la pasada temporada entró por diferencia de goles particular en el 'play off' y acabó ascendiendo.

Sobre los paralelismos con la pasada temporada, Hierro dijo que no le gustan las comparaciones y no ve motivos para hacerlo: «No son las circunstancias, no hay los mismos actores, ni jugadores ni entrenadores. No tiene nada que ver. Por eso no comparo».

Lo que el malagueño cree que deben hacer ahora es «agarrarse a un tiempo nuevo, a algo que nos cambie y nos lleve a ser positivos». Y lo hace porque, afirma, él entiende que en la vida hay que ser optimista y «pensar que todo va a salir bien y, a partir de ahí, dar cada uno el 120% y no buscar justificaciones». Lo que no quiere el técnico es «sacar el ventilador y mirar al de al lado, responsabilizar al de al lado», puesto que sabe que eso no conducirá a nada, mientras que lo que sí les va a ayudar es «dar cada uno el 120% de aquí a final de temporada, quedarnos con la conciencia tranquila por haberlo intentado todo, por haber dado todo». «Y lo que tengamos que ganar lo ganaremos y lo que no, no», continuó.

«Veo que dan el 100%»

Otra de las cosas a las que se agarra el técnico malagueño es a lo que ve en las caras de los jugadores. «Los miro y veo que dan el 100%. Ellos quieren, se dejan la vida, entrenan todos los días bien y compiten con defectos y virtudes, como todos los equipos», hizo hincapié. Del mismo modo, entiende que no son solo ellos los que han fallado a lo largo de la temporada. También lo hicieron los rivales. Y por ello insistió en que sus jugadores «quieren, se esfuerzan, dan el máximo, aunque luego hay días buenos y días malos, hay errores individuales y colectivos». «Pero no hay falta de compromiso, implicación», quiso dejar claro.

Sobre el encuentro de mañana ante el Zaragoza, Hierro explicó que ya tiene el boceto de lo que quiere desde hace unos días y que en el entrenamiento de hoy lo acabará de perfilar. Respecto a la posibilidad de repetir con algo similar a lo de Tarragona, dijo que «la continuidad depende del resultado» y recordó que su conjunto ofreció dos caras muy distintas. Con una buena primera mitad y más problemas en la segunda. «Esta categoría es muy igualada, muy difícil, es muy compleja», aclaró y también explicó que «hay momentos que el fútbol se vuelve incontrolable». Por eso aseguró que en Tarragona hizo cambios en el segundo tiempo porque «teníamos una hemorragia y lo intentamos subsanar». No obstante, reconoció que luego «todo el global de un partido se resume por el resultado final, que es de donde se sacan las conclusiones».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate