El Comercio
Real Oviedo
Pablo Blanco.
Pablo Blanco. / ABC SEVILLA

«El Oviedo tiene que ser muy paciente con la cantera y que ningún 'tiburón' le lleve las figuras»

  • Pablo Blanco.Coordinador de la cantera del Sevilla

Zaguero en el Sánchez Pizjuán durante más de una década, después de colgar las botas Pablo Blanco (Sevilla, 1951) siguió contribuyendo al funcionamiento del club nervionense en los despachos. Ha visto emerger a Reyes, Jesús Navas y Sergio Ramos para irrumpir en la primera plantilla y engrosar las arcas gracias a sus ventas multimillonarias dentro de su larga etapa de más de tres décadas dedicado al cuidado de las perlas del club, como las que este domingo visitan el Carlos Tartiere y a las que augura un futuro en el primer equipo si el sucesor de Sampaoli «mira hacia la cantera».

-Con la derrota oviedista en Córdoba queda un partido más descafeinado de lo augurado. Al Oviedo le quedan remotas opciones de alcanzar la sexta plaza y ustedes ya han amarrado la permanencia.

-La temporada ya está hecha. La imagen y el conocimiento que tenemos sobre los chicos ya es máximo, pero es un equipo muy competitivo, como su entrenador, y allí donde vayan siempre van dando la cara. El partido es casi intrascendente, pero siempre se tiene algo que decir. A nuestros jóvenes jugadores les gusta ganar porque son muy ambiciosos.

-Desde luego no han acusado el salto de categoría este curso.

-El equipo ha actuado siempre muy bien, con mucha veteranía. Sin ser jugadores con edad han sabido desenvolverse en una categoría dificilísima con mucha experiencia. Nos ha deslumbrado a todos, incluso a mí mismo. Sabía de la capacidad de los chavales, pero no que pudiesen responder también en una categoría tan dura como la Segunda.

-Tras los dos primeros clasificados son el equipo más goleador. Todo lo contrario que Hierro. ¿Le ha sorprendido su propuesta de juego?

-Es una categoría que te condiciona mucho, tremendamente difícil, y los equipos se tienen que ir adaptando cada partido. Es muy intensa, tiene calidad por momentos, pero por encima de todo está la sobriedad. El Oviedo ha hecho una buena campaña, para ser su primer año Fernando (Hierro) ha estado bien en líneas generales. Mantener 42 partidos el mismo tipo solo lo ha conseguido el Levante, el resto de los equipos han sido muy irregulares y ha habido muchos cambios en la clasificación. La Segunda me parece la más difícil de todas las categorías del fútbol español.

-El gran debe ha estado a domicilio. ¿Cómo se puede explicar un cambio tan grande respecto al Tartiere?

-Es muy cambiante. Es distinto jugar en tu campo arropado a hacerlo fuera. Oviedo tiene una gran afición, va muchísima gente al fútbol y fuera te sientes más desprotegido. Lo vi en el Sánchez Pizjuán y ese día el Sevilla Atlético les sorprendió, como lo hizo con el Valladolid y la semana pasada al Cádiz. El Sevilla Atlético ha sorprendido muy mucho a todos este año, ha habido jugadores que han brillado con luz propia como Borja Lasso, Ivi, David Carmona, Matos, Caro, Bernardo...

-No menciona a Pozo, que es el más joven y ya bajo la lupa de los 'grandes' europeos. ¿Le tienen guardado o es una cuestión de plazos?

-(Ríe) Tiene 17 años, es su segundo año de juvenil todavía. No es que lo tengamos guardado, es que hay que llevarlo poquito a poco, como a los buenos novilleros. Tiene unas condiciones bárbaras, creo que va a jugar seguro en Primera con el Sevilla y hay que ir 'piano piano', porque no se le puede meter en partidos muy comprometidos aún. No obstante, lo resuelve bien, como ha hecho este año, que ha jugado cerca de 20 partidos como titular, una barbaridad para un chico de su edad en Segunda.

-Paciencia es lo que demandan dentro del Real Oviedo cuando se reclama más presencia en el primer equipo de jugadores formados en el club. Tras desmantelarla en 2003, ¿cuánto tarda en volver a ser prolífica una cantera?

-(Suspira) Lleva muchos años, cuesta trabajo. En Asturias hay un buen nivel de canteranos, siempre han salido buenos jugadores, pero es cierto que el Oviedo está teniendo más problemas en rehacer lo que deshicieron años atrás. El trabajo de cantera tiene que ser muy paciente, empezar desde muy abajo con los benjamines y alevines e intentar que ningún 'tiburón' te lleve a las máximas figuras, que ya es difícil sostenerlas también.

-El último gran fruto es Diegui. ¿Ha seguido su progresión?

-Le tenemos visto porque tenemos un área de scouting importantísima, que la conformó Monchi con 16 ojeadores viendo fútbol todos los fines de semana. Es un futbolista que tiene un buen nivel, pero nosotros, más que visualizar a determinados jugadores, vemos la globalidad. Vamos a Asturias y vemos la cantera del Oviedo y la del Sporting para ver qué nivel tienen o cómo están trabajando y son sus instalaciones.

-¿Qué molde busca el Sevilla para obtener resultados en su cantera?

-El canterano se tiene que acoplar a lo que demanda el fútbol actual: buena salida de balón, capacidad técnica, jugar en espacios cortos... Todos esos detalles se tienen en cuenta en la captación. Nuestros futbolistas son creativos, tenemos en cuenta las dos facetas del juego, pero incluso nuestros defensas se atreven bastante.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate