El Comercio
Real Oviedo
Fernando Hierro.
Fernando Hierro. / ELOY ALONSO

El técnico asume que es el responsable de la situación

  • Hierro insistió en que al equipo le falta carácter, algo que considera no tiene que ver con el sacrificio y esfuerzo

Una de las cosas que el entrenador quiso dejar claras es que no va a eludir sus responsabilidades en el mal momento del equipo. «Soy máximo responsable porque lo soy como entrenador, es mi obligación. Los trapos sucios me gusta limpiarlos dentro y entiendo que esa es la manera de dirigir y liderar a un equipo», indicó.

Hierro explicó que como entrenador está preparado para asumir sus responsabilidades y dijo que «soy fuerte, positivo». «El entrenador es el padre de todas las derrotas y es así, es mi responsabilidad, la acepto y en 40 jornadas os lo he puesto tan fácil que la culpa la tengo yo siempre», señaló.

En esa línea, insistió que él siempre se pone el primero a la hora de buscar responsables y que lo hace por convicción, no como una pose o de cara a la galería. Además, también asume que le corresponde mandar, «opinar y mandar ciertos mensajes». Respecto a sus afirmaciones tras el encuentro ante el Córdoba, en las que dijo que el equipo no tuvo carácter, se ratificó. «Ya dije que el carácter no se compra, se tiene o no se tiene», reiteró, matizando que «no tiene nada que ver con correr más o el sacrificio, y lo llevo diciendo todo el año». «Es una cuestión de carácter, no he dudado ni de la profesionalidad ni de la entrega, no tengo ninguna queja sobre el día a día o cómo entrenan. Yo no he dudado de la profesionalidad o del esfuerzo», agregó.

Por último, insistió en que él sigue creyendo porque «la vida me ha hecho ver cosas muy raras y además yo cada vez que entró al Tartiere leo un cartel que pone 'nunca rendirse'». «Yo entiendo la vida así, soy de esa filosofía», concluyó.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate