El Comercio
Real Oviedo
Pelayo. Llegó al club ilicitano en el verano de 2012.
Pelayo. Llegó al club ilicitano en el verano de 2012. / J. BILBAO

Póquer de exoviedistas en un último obstáculo desahuciado

  • El conjunto ilicitano ha enlazado ocho jornadas sin triunfos y regresa al Martínez Valero después de certificar su debacle la pasada jornada en Cádiz

  • Pelayo, Borja Valle, Hervías y Josete se reencontrarán este sábado con los azules tras consumar su descenso a Segunda B

Para poner la primera piedra del diseño de su compleja estructura para alcanzar la sexta plaza, el Real Oviedo debe cosechar los tres puntos en el Martínez Valero. La base del plan de los azules pasa por derrotar al Elche, un conjunto sin ambiciones clasificatorias tras consumar su descenso el pasado domingo en Cádiz y con un cuarteto de exoviedistas que se reencontrarán con su antiguo equipo.

Al ovetense Pelayo, que dejó el Carlos Tartiere en el verano de 2012 para enrolarse en las filas del club franjiverde, se le han unido a lo largo de esta campaña los exazules Hervías, Josete y Borja Valle, que no han podido evitar una debacle consumada con su derrota en Cádiz tras una catastrófica segunda vuelta de campeonato. A excepción del central, que solo pasó seis meses en la disciplina oviedista tras llegar en el mercado invernal de la pasada temporada para suplir la baja del lesionado Borja Gómez, los antiguos jugadores del conjunto carbayón tuvieron continuidad en las alineaciones del equipo franjiverde, con distintas trayectorias.

El canterano oviedista Pelayo, que va a completar su segunda campaña en el Martínez Valero tras sus cesiones al Lugo y el Córdoba, disputó 27 encuentros, 17 de ellos como titular con cuatro dianas en su casillero goleador y erigiéndose como uno de los puntales durante un tramo de la campaña como uno de los pilares en los planteamientos de Toril, que fue destituido el pasado mes de abril, mes al que se remonta el último triunfo local en el Martínez Valero.

Desde la lejana jornada 33 no saborea el triunfo al conjunto ilicitano, al que llegó el pasado mes de enero Borja Valle, presente en el ascenso a Segunda del conjunto dirigido por Sergio Egea, en busca de los minutos que le negaba Gaizka Garitano en el Deportivo. Logró encontrarlos, pero, a pesar de sus cuatro goles, no pudo evitar completar un segundo semestre para olvidar a nivel colectivo.

De más a menos en su rendimiento ha ido este curso el otro exoviedista, Pablo Hervías, que tras un buena primera vuelta, rubricada con dos tantos y siete asistencias, se ha ido diluyendo y se ve amenazado por una etiqueta de eterna promesa que comienza a perseguirle. Desde un costado del ataque participará en un duelo con un contexto muy distinto al de la primera vuelta en el Carlos Tartiere, al que los franjiverdes llegaron igualados a puntos con los oviedistas y a solo dos de la zona de 'play off'.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate