El Comercio
Real Oviedo

Una temporada marcada por la irregularidad

  • El equipo a las órdenes del malagueño combinó esta temporada buenas y malas rachas que le impidieron entrar finalmente en el 'play off'

Si por algo se caracterizó el conjunto azul esta temporada fue por los continuos altibajos, que tuvieron como colofón una muy mala racha final. Una serie de malos resultados que hizo que el equipo se quedará sin opciones de entrar en el 'play off' pese a pelear por ello hasta la última jornada.

No solo la campaña estuvo marcada por las rachas. El equipo también tuvo dos caras, una en el Carlos Tartiere, donde el equipo fue el tercer mejor de la categoría, mientras que a domicilio fue de los peores y eso supuso un lastre en la clasificación.

A lo largo de la temporada el técnico tuvo que ir cambiando sus ideas iniciales, ya que partía con la intención de dar protagonismo al balón, pero los resultados hicieron que se mudara a un equipo más defensivo y basado en la solidez atrás, que fue la que le permitió en algunas fases de la competición estar entre los primeros e incluso asomarse a los puestos de ascenso directo.

El primer cambio drástico de timón en el juego llegó en la séptima jornada, ante el Cádiz en el Ramón de Carranza, donde el equipo comenzó a tener un dibujo y actitud más defensivas que le dieron buen resultado y encadenó una de las mejores rachas de la temporada.

Sin embargo, esa trayectoria se truncó en el encuentro de El Alcoraz, donde el equipo encajó un contundente 4-0, del que no se recuperó a domicilio, salvo con las victorias ante el Mirandés y Elche. El técnico buscó soluciones variando el sistema de casa a domicilio, incluso con cinco defensas en varios encuentros, pero tampoco eso sirvió para que llegaran los resultados.

En general el técnico siempre fue elogioso con sus jugadores y su trabajo y compromiso, algo que destacó en la mayoría de sus ruedas de prensa. La excepción principal fue tras la contundente derrota ante el Córdoba, a tres jornadas del final, cuando dijo que el equipo no tenía carácter y eso no es algo que se pueda ir a una tienda a comprar.

El técnico, que partía con la idea de una plantilla corta, acabó teniendo 25 jugadores y no convocó a ningún jugador del filial en todo el año.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate