El Comercio
Real Oviedo

REAL OVIEDO

Real Oviedo | La espina clavada de Hierro

video

Jorge Menéndez Vallina se despide con un apretón de manos de Fernando Hierro, al término de la comparecencia. / MARIO ROJAS

  • El técnico se despide triste «por no haber podido ver el Tartiere lleno en el 'play off'»

  • El preparador andaluz se va «satisfecho» con la experiencia y agradecido por la oportunidad que le dio el Real Oviedo de sentarse en un banquillo

Fernando Hierro se despidió ayer del Real Oviedo y lo hizo sin reproches y agradecido por la oportunidad que se le brindó de comenzar su carrera como entrenador. El técnico reconoció que se va con la espina clavada de no haber entrado en el 'play off' y ver así el Carlos Tartiere lleno, disfrutando con el equipo.

El técnico compareció acompañado del presidente del club, Jorge Menéndez Vallina, que le dió las gracias en nombre de la entidad por «el trabajo de este año, las mejoras que ha experimentado el club», al tiempo que reconoció que el fútbol «son resultados y la ultima parte de la Liga no hemos tenido suerte. El problema es de todos y habrá que analizarlo».

El entrenador malagueño, que estuvo acompañado en la sala de prensa del estadio por todo su equipo de trabajo, explicó cómo y cuándo se había tomado la decisión de su salida del club. En este sentido precisó que había tenido una conversación el lunes por la mañana con los responsables de la entidad, que calificó de «una conversación natural, lógica y razonable» en la que «cada uno expone lo que piensa y cada uno habla desde la tranquilidad y la cordialidad, sin reproches, como he hecho toda la vida».

Hierro dijo que se analizaron las cosas y que «conjuntamente» tomamos la decisión que «creíamos era mejor para mi, para el club y para el futuro de la entidad». El resumen que hizo es que en esta situación «no hay buenos y malos» y que en eso se basó siempre su relación con todos los componentes del club a los que agradeció su comportamiento y ayuda en todo este tiempo. Lo que si aclaró es que las conversaciones fueron con Joaquín del Olmo y que no habló con Arturo Elías en los últimos días. También aclaró que se había hablado de dos años, pero abordando al término del primero la conveniencia o no de seguir. Sobre su estancia en el club en estos meses, recordó el malagueño que vino «a un proyecto a intentar hacerlo crecer, ayudar con mi experiencia no solo de entrenador», esgrimiendo su experiencia como director deportivo y manager general del Málaga.

A la hora de hacer balance de este tiempo en la capital asturiana destacó que se realizó un trabajo en equipo, con su cuerpo técnico, y que se va contento porque cree que «dejamos una estructura más profesional». También se refirió a lo deportivo señalando que «hemos estado hasta el minuto 70 de la jornada 42 peleando por el objetivo marcado» y en este aspecto reconoció que «soy un ganador, siempre me ha gustado competir, e indudablemente me voy con la espina clavada de no haber visto un Tartiere lleno, de no ver felicidad en los trabajadores del club».

Por eso insistió en la decepción que supuso para él «no ver el estadio entregado en un 'play off' luchando por el ascenso, era por lo que habíamos venido y peleamos hasta el final». Un aspecto que le deja satisfecho es con «el sacrificio, el trabajo del día a día».

No quiso entrar en los motivos de esa decepción, de no clasificarse entre los seis primeros. «No me gusta buscar responsabilidades mas allá de mí, es mi filosofía de vida. Siempre pensamos que podíamos haber hecho otras cosas, todo es opinable, pero por trabajo esfuerzo, sacrificio y equipo de trabajo, dejo un club que ha mejorado bastante», reiteró.

Hierro también recordó el objetivo que se marcó cuando llegó al club hace un año. Una meta que era «volver a la élite en 4 o 5 años» y que él quería aportar su experiencia aunque se tratara de su primer año como entrenador, algo por lo que «indudablemente estoy agradecido al Grupo Carso, al presidente, a Joaquín del Olmo, a César Martín, con los que inicie los primeros contactos para venir». También señaló que para él fue «un autentico placer haber entrenado a este club, y nunca voy a olvidar, cuando pasen los años y prosiga mi carrera como entrenador, que el Grupo Carso me dio la primera oportunidad».

El técnico desveló que antes de haber aceptado la oferta del conjunto ovetense había tenido una oferta del extranjero, que multiplicaba en lo económico la del Real Oviedo, pero que ante ella se impuso el corazón y su ilusión por embarcarse en este proyecto.

También dijo que «han sido once meses fantásticos, con días buenos y malos, pero me voy con la conciencia tranquila, quería afrontar este reto, lo hice con valentía, no me arrepiento, y ha sido un honor».

En varias ocasiones a lo largo de las explicaciones del entrenador hizo hincapié en que se había encontrado muy a gusto con los trabajadores del club, de los que se despidió en una cena el pasado martes.

Respecto al futuro que le espera a la entidad, se mostró optimista y comentó que ahora «hay que seguir creciendo para que ojalá el año que viene venga la élite, vengan los 'cristianos' y 'messis' y se disfrute eso aquí».

Una de las cosas que le invitan a creer en que eso se puede lograr es la evoloción que considera ha tenido la entidad en este último año: «Creo que respecto a lo que nosotros encontramos cuando vinimos, como club se ha dado un paso, pero esto es fútbol y no se consiguió, pero seguir ese camino, ver lo que se quiere y ojalá prepararse para cuando llegue la élite».

El tono de la despedida fue amable y el ya ex técnico expresó qu no tiene reproches que hacer y que «lo que tenga que decirle al club lo digo internamente, no me gustan los mensajes populistas, me gusta trabajar puertas adentro para crecer».

Por último, Hierro lamentó que se quedaron a una victoria del objetivo peleando «contra equipos que venían de la élite, con equipos con grandes ciudades e historia» y que en el global «me voy satisfecho». Por último, insistió en que «hemos tenido un día a día profesional, con nuestros defectos y nuestras virtudes».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate