Real Oviedo

El Oviedo huye de las excusas

Los futbolistas del conjunto azul abandonan el campo con tristeza tras el empate ante el Albacete, el pasado sábado. / PIÑA
Los futbolistas del conjunto azul abandonan el campo con tristeza tras el empate ante el Albacete, el pasado sábado. / PIÑA

El técnico y los jugadores reconocieron tras el empate ante el Albacete que no hicieron un buen partido | Tanto Anquela como los futbolistas asumieron sus errores y son conscientes de que necesitan ser fieles a su idea de juego para evitar más tropiezos

RAMÓN JULIO GARCÍA OVIEDO.

El Real Oviedo de esta temporada es un equipo que huye de las excusas. Ni el entrenador, ni los jugadores están poniendo paños calientes a los malos resultados y buscan en su actuación, en un ejercicio de autocrítica, las causas de un resultado adverso.

El ejemplo más reciente fueron las palabras del técnico y los jugadores tras el empate del pasado sábado ante el Albacete. No es nuevo a lo largo de esta campaña, como sucedió en Cádiz, cuando Anquela eludió cargar la responsabilidad de la derrota en la injusta expulsión de David Rocha y centró su rueda de prensa posterior en los errores que cometió el equipo.

El pasado sábado hubo más de lo mismo en la sala de prensa del Carlos Tartiere tras las tablas ante el Albacete, que ponían fin a una racha de siete encuentros consecutivos ganados como locales. El propio Anquela fue muy claro al buscar las razones del empate: «Al equipo le faltó fútbol». Algo que repitió en varias ocasiones.

Lejos de poner paños calientes y buscar justificaciones, Anquela comenzó su compadecencia ante los medios de comunicación refiriéndose a como los suyos no supieron entrar en un partido en el que tenían claro de antemano cómo iba a desarrollarse. Con su habitual expresividad, el técnico jienense empezó su intervención con un lacónico «no sé si yo predico en el desierto o qué» y a partir de ahí buscó las causas del empate en la actuación de los suyos.

Más Real Oviedo

El preparador del conjunto carbayón se refirió a la falta de la fuerza necesaria para entrar en el partido y cómo los manchegos se imponían en las segundas jugadas, algo en lo que el técnico hace especial hincapié una y otra vez.

Además, el técnico volvió a insistir a los suyos que el camino es más cercano a lo hecho en la segunda mitad, cuando compitieron y jugaron mejor, aunque no lo suficiente para lograr la victoria al final.

Tan claro como el propio entrenador, o más, fue el defensa Christian Fernández. Es uno de los fijos para Anquela, un técnico que conoce bien. El defensa cántabro no ocultó la responsabilidad del equipo en el empate ante el Albacete. «Somos los únicos culpables, les regalamos la primera parte». Una afirmación contundente igual que no deja lugar a la duda. «No se pueden permitir en una categoría tan igualada y que se define por pequeños detalles», subrayó.

Los jugadores tienen claro lo sucedido el pasado sábado y el defensa no ocultaba que había sido un partido de «los más flojos de la última época» lo que le lleva a asegurar que debían reflexionar y sobre todo a olvidarse de la euforia que rodeaba al equipo tras la victoria ante el Sporting y la buena racha de resultados que tenían al equipo, aspirando entonces a entrar en las plazas de ascenso directo.

El defensa cree que tienen que dar un paso adelante y no volver a realizar concesiones a los rivales en la presión, así como ganar las segundas jugadas, como venían haciendo hasta ahora. Lo que espera el central es que el equipo vuelva a recuperar la identidad que les permitió encadenar diez jornadas sin perder y concluyó que «si algún día tenemos que perder que sea por ir a por el rival, como hemos hecho hasta la fecha y que nos ha permitido tener esa racha».

También se mostró crítico con el juego del equipo el ovetense Saúl Berjón, que no oculta que «llevamos unos cuantos partidos que hacemos el juego del contrario, no hacemos nuestro juego» y recordó los partidos ante Almería, Sporting y Cádiz. Insistiendo en que tienen claro lo que les está dando resultado y deben mantener esa línea.

Sin embargo, Saúl Berjón tampoco quiso dramatizar el hecho de no haber ganado al Albacete y considera que el empate no es un mal resultado después de no haber hecho un buen encuentro. «Es un punto, es lo que hay que ver, que en un día malo sumemos un punto, tampoco me parece tan malo».

El próximo domingo en La Romareda ante el Zaragoza, el equipo tiene la oportunidad de volver a sacar a relucir las virtudes que el equipo venía mostrando.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos