«Hemos tenido el partido muy cerca y no supimos aprovecharlo»

Toché se lamenta tras el pitido final del encuentro. / PABLO LORENZANA

Anquela lamentó no haber aprovechado las ocasiones para lograr «un marcador más amplio» e indicó que su equipo en ocasiones corrió «más de la cuenta»

R. J. GARCÍA / I. ÁLVAREZ OVIEDO.

Con la espina de no haber aprovechado la superioridad de su equipo durante la primera mitad para amarrar el triunfo y la consigna de que su equipo debe mantener siempre la calma cerró Anquela la séptima jornada, cuyo telón descendió con el empate (2-2) en el Carlos Tartiere entre el Oviedo y el Zaragoza. «Hemos tenido el partido muy cerca y no hemos sabido aprovecharlo», lamentó el entrenador oviedista, satisfecho con el funcionamiento de su equipo durante los primeros 45 minutos.

«Con la primera parte no puedo estar descontento para nada. El equipo ha estado bien, hemos tenido ocasiones para haber resuelto el partido y en la segunda no hemos sido capaces de ser el equipo de la primera», analizó el técnico jienense, que indicó que hasta el descanso su equipo pudo haber logrado «un marcador más amplio» y destacó el juego desplegado durante «muchas fases». «En un abrir y cerrar de ojos nos empatan y en la segunda parte creo que no hemos tenido la suerte necesaria», apostilló el andaluz, que no obvió que el conjunto carbayón a veces corrió «más de la cuenta».

«La gente tiene unas ganas tremendas de hacer las cosas bien, pero el Zaragoza en la segunda parte ha sido mejor equipo que nosotros. Cuando pasa esto, lo que hay que hacer es darle la enhorabuena», reconoció Anquela, que recordó que durante el primer período su equipo fue «bastante mejor que el Zaragoza» y por encima de todo instó a tener «tranquilidad».

«Sumamos un punto y peor es una derrota», apostilló el inquilino del banquillo oviedista, que defendió a Juan Carlos cuando le preguntaron por su actuación ante el conjunto maño. «Es evidente que al portero siempre se le mira con lupa, pero en la segunda parte ha estado inmenso y ya está. Esto es un equipo, unas veces falla uno, otras veces falla otro y lo que hay que hacer es estar unidos y mantener siempre la calma», argumentó. «Hay que saber lo que se quiere y nosotros sabemos lo que queremos», apostilló el exentrenador del Huesca, que elogió a Aarón Ñíguez y confesó que «no estaba para jugar los 90 minutos». Ante las apreturas del calendario, espera ir recuperando efectivos. «Viene un partido tremendo, bonito de jugar, y creo que mis chavales están preparados para competir», concluyó sobre el próximo duelo ante el Barça B.

Fotos

Vídeos