Los partidos lejos del Tartiere, la asignatura que Anquela quiere aprobar desde hoy

Carlos Hernández protege el balón ante Mossa./HUGO ÁLVAREZ
Carlos Hernández protege el balón ante Mossa. / HUGO ÁLVAREZ

Los azules tuvieron la pasada temporada su principal escollo en los partidos fuera de casa, donde no dieron el nivel

R. J. GARCÍA OVIEDO.

El Real Oviedo de la pasada temporada tuvo un lastre en los partidos a domicilio. Anquela es consciente de ello, lo ha recordado en alguna ocasión, y quiere cambiar la tendencia esta temporada cuanto antes.

El conjunto ovetense tiene esta tarde una nueva oportunidad de vencer a domicilio, tanto por el rival (colista), como por la buena dinámica que está mostrando. Hasta ahora, los dos primeros partidos de los carbayones lejos del Carlos Tartiere se saldaron con el mismo marcador, 1-1. En la primera salida, frente al Almería, los azules se adelantaron en el marcador, pero la ventaja les duró poco, ya que al gol de Saúl Berjón, lo respondió Pozo con el empate a los tres minutos.

La segunda salida de los azules fue a El Molinón, en un partido especial, en el que los de Anquela entraron mal, pero acabaron rescatando un punto a los 85 minutos con un gol de Toché.

La pasada temporada los partidos lejos del Carlos Tartiere fueron una auténtica pesadilla para los jugadores entrenados entonces por Fernando Hierro, que encajaron varias dolorosas goleadas y esa fue una de las claves para que no entraran finalmente en el 'play off'de ascenso.

Los números de la pasada campaña del conjunto azul fueron de los peores de la categoría. Solo cinco equipos sumaron menos puntos que los carbayones, que lograron 17, gracias a cuatro victorias y cinco empates. El Rayo Vallecano y el Mirandés sumaron 16 puntos, el Alcorcón 15, el Mallorca 13 y el Almería 12.

El primer batacazo como visitante se lo dieron los ovetenses ante su actual entrenador, cuando en su visita al Alcoraz cayeron por un contundente 4-0. Era la décimocuarta jornada y desde entonces los oviedistas solo lograron ganar a dos de los equipos que finalmente acabaron descendiendo. En la jornada 25 se impusieron al Mirandés, mientras que en la última ganaron a un ya descendido Elche, que no se jugaba nada. Antes habían logrado sumar tres puntos en el Ramón de Carranza ante el Cádiz, en la séptima jornada, y en la duodécima frente a otro de los equipos que cayó a Segunda B, el UCAM de Murcia.

Las goleadas recibidas como visitantes hicieron que la diferencia de goles de los de Fernando Hierro fuera de 16 tantos en contra, ya que marcaron 19 tantos y recibieron 35.

El objetivo de Anquela para esta temporada es que el equipo mantenga el tipo como visitante, algo que parece está encaminado a hacer tras las dos primeras salidas. En el pasado curso la primera victoria de los azules llegó en la séptima jornada, ante el Cádiz y ese triunfo dio paso a una de las mejores rachas de la Liga en la que el equipo se mantuvo siete jornadas sin perder.

Esta tarde los de Anquela intentarán ahondar en la herida de un Albacete, que no conoce la victoria esta temporada, y cuenta sus encuentros en el Carlos Belmonete por derrotas. Un triunfo mantendría a los azules en la zona alta de la clasificación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos