Plan antiaéreo para Los Pajaritos

Plan antiaéreo para Los Pajaritos
Héctor Verdés pugna por un balón en las alturas con Mossa, ante la mirada de Anquela. / ELOY ALONSO

Anquela prepara a su plantilla para neutralizar el peligro en los centros laterales numantinos

Iván Álvarez
IVÁN ÁLVAREZ

Con un hueco en la codiciada zona de 'play off' al final de la jornada como botín, el Real Oviedo y el Numancia se citan este domingo en Los Pajaritos. Un escenario de perfil angosto, que Juan Antonio Anquela conoce bien fruto de las dos temporadas que completó en el banquillo local. En su tercera visita al estadio soriano desde su marcha del club, el entrenador jienense afina los detalles para no caer en la emboscada que propone el conjunto anfitrión.

De cara a esa cita, destinada a condicionar el desenlace de campeonato de los azules, el técnico andaluz dividió a su plantilla en dos bloques y diseñó un ejercicio que apuntaba a simulacro del bombardeo al que ha sometido a sus adversarios el Numancia en sus dos últimos enfrentamientos ante aspirantes al 'play off' en Los Pajaritos. Hasta 56 centros al área colgó el conjunto que dirige Jagoba Arrasate, que martilleó desde los costados al Tenerife y al Lugo, que se fueron de vacío de Soria, al igual que once equipos más de la categoría esta temporada.

Más Real Oviedo

«Es un equipo que enseguida lleva el balón a banda. Hemos estado mirando vídeos y sí que es cierto que van a insistir por ahí, pero para eso estamos entrenando durante la semana», expuso ayer Héctor Verdés, que ante la baja por sanción de Forlín asoma como uno de las bazas que maneja Anquela para formar el dispositivo antiaéreo que salga indemne del empuje de un conjunto que ha gestado en los envíos desde los costados sus tres últimas dianas. El cuadro numantino, sexto más prolífico de la categoría desde los flancos del ataque con 159 centros que encontraron rematador este curso, suman otra amenaza, al recuperar para las acciones de estrategia la zurda de Íñigo Pérez, de vuelta tras cumplir su encuentro de sanción. El centrocampista navarro, que estudió su propio golpeo de forma biomecánica para obtener el título de entrenador, ya dejó muestras de su precisión en el duelo de la primera vuelta en el Carlos Tartiere, donde botó un córner muy cerrado que peinó Higinio para impedir a Alfonso Herrero estrenarse en Segunda División con su portería imbatida.

Consciente de las amenazas por los costados de Marc Mateu y Pablo Valcarce, Anquela ensayó con su ímpetu característico con sus zagueros para desactivar la ofensiva de los sorianos, el anfitrión con más réditos de la categoría esta campaña. «Es un equipo que llega con mucha gente al área y eso para una defensa es complicado, porque son muchas marcas de las que tienes que estar pendiente», advirtió Verdés, que considera primordial «defender bien» para que los azules se lleven los tres puntos de Los Pajaritos, feudo de un Numancia al que esperan cortar el vuelo.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos