La plantilla regresa al trabajo con la mente puesta en Lugo

Anquela buscará soluciones para lograr una reacción y estudia la idea de volver a la defensa de cuatro, con Fabbrini de mediapunta

OVIEDO.

La plantilla oviedista volverá esta mañana a los entrenamientos, tras dos jornadas de descanso, para comenzar a preparar la visita al Lugo. La semana servirá para conocer si el técnico Juan Antonio Anquela opta por realizar cambios en el equipo en busca de la reacción, bien sea modificando el sistema o cambiando de jugadores. Una de las alternativas que podría estudiar el técnico para reconducir el rumbo sería el cambio de dibujo, haciendo el camino inverso a lo sucedido en la primera vuelta, cuando, ante el Lugo, el Real Oviedo comenzó a jugar con tres centrales.

En esta ocasión se regresaría a la defensa de cuatro hombres. Eso permitiría al técnico dar entrada a Fabbrini en la mediapunta. El italiano está adquiriendo ritmo de competición en las últimas jornadas y parece que ya está a un nivel bastante cercano al que se esperaba de él.

En el encuentro ante el Alcorcón, el técnico ya probó unos minutos con Fabbrini en la mediapunta, cuando dio entrada en el equipo a Aarón, por la derecha, mientras que quien salió del equipo fue Hidi. La idea con el italiano en la mediapunta, la posición para la que llegó al equipo, es la de dar más calidad cerca de la portería rival.

En caso de que Anquela optara por ese cambio, todo apunta a que el acompañante de Folch en el centro del campo sería Forlín, al que el técnico ha situado en varias ocasiones en esa demarcación. El argentino ofrecería el equilibrio defensivo que se puede perder con más atacantes en el campo.

El entrenamiento de hoy servirá para conocer el estado de Mariga, que se perdió el encuentro del domingo por lesión, tras la convocatoria con la selección de Kenia. La única baja segura para Lugo será Olmes García, quien la pasada semana ya comenzó a trabajar en el césped.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos