Real Oviedo

Real Oviedo | Póquer de ases en la manga de Anquela

Viti./HUGO ÁLVAREZ
Viti. / HUGO ÁLVAREZ

Viti, Edu Cortina, Prendes y Asier se reivindican para complementar a la primera plantilla oviedista | Dos ovetenses, un avilesino y un lavianés reclaman, a base de buenas actuaciones, su sitio en el Oviedo más internacional de la historia en Segunda

IVÁN ÁLVAREZOVIEDO.

Sin el asfixiante yugo del marcador, la pretemporada representa el mejor escaparate para que las perlas de la cantera de un club luzcan sus condiciones con la esperanza de que el entrenador cuente con ellas una vez que arranque el campeonato liguero. Avanzada ya la puesta a punto para su primer choque oficial al frente del Real Oviedo, fijada para el domingo de la próxima semana, Anquela continúa otorgando minutos en los amistosos a Viti, Edu Cortina, Asier y Prendes. Cuatro futbolistas del filial que le han sorprendido gratamente tanto por el nivel de juego como por la actitud, a los que deja entreabierta la puerta del primer equipo.

En el vestuario del Real Oviedo más internacional de su historia en Segunda División, dos jóvenes ovetenses, un avilesino y un lavianés se reivindican en busca de su hueco a base de buenas actuaciones. El que más años acumula de los cuatro en la entidad carbayona es Edu Cortina, que persigue la recompensa a toda una vida vestido de azul. «Es muy oviedista. Un líder dentro del grupo», le describe Róber Robles, responsable de la metodología de las categorías inferiores del club durante los últimos años y testigo directo del sufrimiento que tuvo que padecer el centrocampista durante su etapa juvenil en la temporada 2013-2014.

Más noticias

«Tuvo muy mala suerte. Cuando yo estaba de entrenador en el División de Honor pasó casi siete meses lesionado», recuerda Robles, que le define como «un jugador muy dinámico, de ida y vuelta que tiene esa doble vertiente» cada vez más difícil de encontrar enlos centrocampistas en el fútbol actual. «Es mucho mejor futbolista de lo que la gente piensa. Puede jugar de volante y en el doble pivote, y cuando llega al área tiene gol y buen último pase», explica Luis Arturo, su entrenador durante la última temporada.

Un curso en el que volvió a mostrarse como «ese jugador que venía siendo en categorías inferiores», según indica Robles en alusión a unas prometedoras condiciones que le abrieron la posibilidad de desarrollar su trayectoria formativa en una de las canteras con mayor prestigio a nivel mundial. El Barcelona llamó a su puerta, pero a instancias de su padre, que priorizó el apartado académico, quien hoy cursa estudios de Derecho en la Universidad de Oviedo declinó la propuesta.

«No tiene mucho físico, pero tiene unos recursos técnicos muy buenos», expone Luis Arturo, encargado de potenciar el punto de giro de una prometedora andadura futbolística que vislumbra el Carlos Tartiere como su siguiente etapa al mostrarse como una de las grandes revelaciones de la pretemporada a las órdenes de Anquela. «Recuerdo que en diciembre hablé con él cuando íbamos a jugar contra el Llanera y su segunda vuelta fue tremenda», señala el técnico llanisco, figura clave en el rendimiento de otro de los diamantes oviedistas por pulir como Asier.

«Fue muy importante para él la llegada de Luis Arturo porque le dio un poso y al final fue titular en partidos importantes pese a estar todavía en edad juvenil», señala Robles sobre un mediapunta que con apenas 16 años ya había realizado la pretemporada con la primera plantilla azul las órdenes de Sergio Egea. Acostumbrado a enfrentarse a rivales que le superaban en edad desde su llegada al club procedente del Centro Asturiano, el ovetense «maduró» a las órdenes de Luis Arturo.

«El problema que tenía Asier era de personalidad. Al fin y al cabo, no dejaba de ser un chico muy joven. Lo llevamos muy bien, no le pusimos desde el primer día y fuimos poco a poco», confiesa Luis Arturo, al que la situación le recordaba a la paciencia que mostró Javier Aguirre con Agüero en el Atlético de Madrid para facilitar la aclimatación del delantero argentino al fútbol español. «Creció sobre todo a la hora de afrontar los problemas», asevera el exentrenador del Oviedo B, que se deshace en elogios hacia su juego.

«Tiene un talento tremendo. Su primer control es buenísimo, siempre aleja el balón del rival y también se mueve muy bien entre líneas», expone Luis Arturo, que destaca su gran manejo de ambas piernas al igual que Robles, consciente de que el ovetense afronta una gran oportunidad para crecer ante la falta de un jugador de su perfil creativo a las órdenes de Anquela. «Todo lo que pueda crecer con el primer equipo le va a hacer un jugador a tener muy en cuenta», indica con una visión más largoplacista que la empleada para evaluar el contexto en el que se encuentra Viti.

«Seguramente sea el jugador más cercano a ofrecer un rendimiento inmediato», expresa Robles acerca del único de los futbolistas del filial a las órdenes de Anquela que ya se ha estrenado en el fútbol profesional. «Le tocó vivir una situación complicada, en la que se necesitaban resultados inmediatos para entrar en 'play off' y esas cosas marcan», agrega sobre el complicado contexto en el que se enmarcó el bautismo en el Carlos Tartiere de 'la bala de Laviana', un vertiginoso extremo que impresionó con su velocidad a Michu. Tanto que el ídolo de la afición oviedista no dudó en lanzarle un guiño cómplice al bromear sobre su carrera y la aceleración de una moto cuando era pupilo de su hermano Hernán en el juvenil oviedista.

«Tiene una cabeza impresionante. Es ambicioso y tiene muy claro dónde quiere llegar», señala Luis Arturo sobre una mentalidad que también ensalza Robles y le está permitiendo lucir su versatilidad después de dejar atrás un curso en el que se vio notablemente lastrado por las lesiones. Una campaña radicalmente opuesta a la completada por su compañero de generación Prendes, que ratificó las sensaciones que llevaron al club a incorporarle procedente del Veriña en su último año de juvenil.

«Es un jugador muy rápido y con un físico importante que, para la categoría en la que está ahora mismo el primer equipo, son virtudes muy necesarias», expone Robles sobre el central avilesino. «Se puede contar con ellos y a mí no se me caen los anillos», expresó en Torrelavega Anquela, consciente del póquer de ases que guarda bajo su manga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos