La primera oportunidad para ver juntos desde el inicio a los talentosos

El italiano Fabbrini trata de dejar atrás a su compañero Verdés en El Requexón. / ELOY ALONSO
El italiano Fabbrini trata de dejar atrás a su compañero Verdés en El Requexón. / ELOY ALONSO

Saúl Berjón, Aarón Ñíguez y Fabbrini, pueden actuar por primera vez juntos en el centro del campo del conjunto ovetense

R. J. GARCÍA OVIEDO.

Una de las frases más repetidas por Juan Antonio Anquela desde su llegada al banquillo del Real Oviedo es que a los «buenos» es a los que más hay que exigirles. Cuando el técnico jienense se refiere a los «buenos» parece hacerlo a los jugadores de más calidad de la plantilla, que son Saúl Berjón, Fabbrini y Aarón Ñíguez.

En el encuentro de esta tarde ante el Lugo parece que será la primera ocasión en que esos tres jugadores se junten en el centro del campo del conjunto azul de inicio. En realidad, en una ocasión ya estuvieron los tres en el once, pero fue ante el Granada cuando, sin delanteros por las sanciones de Linares y Toché, Aarón Ñíguez ocupó la delantera del equipo. En el encuentro del pasado sábado ante el Alcorcón, también estuvieron unos minutos juntos en el campo, cuando Aarón Ñíguez entró por Hidi y Fabbrini retrasó su posición.

La idea inicial de Anquela era jugar con un mediapunta por detrás del delantero, pero la lesión de Fabbrini en pretemporada le privó de esa alternativa y el técnico optó primero por dos delanteros y después mudó el dibujo a los tres centrales, con lo que prescindió de un atacante.

Precisamente, el cambio de sistema llegó en la primera vuelta en el partido ante el Lugo, cuando el técnico optó por situar a Forlín como libre, entre los dos centrales, Carlos Hernández y Christian Fernández. Ese cambio coincidió con la mejor racha de resultados del equipo, por lo que el entrenador azul no lo modificó.

Ahora, en busca de una reacción, todo apunta a que el técnico va a optar por Aarón Ñíguez, por la derecha, Fabbrini, por el centro, y Saúl Berjón por la izquierda, para tratar de aumentar la producción ofensiva del equipo y generar más ocasiones de gol. Para compensar esa mayor presencia de jugadores creativos en el campo, la alternativa que maneja el entrenador es reforzar el centro del campo con un jugador de contención como es Forlín.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos