Una prueba para la sutura definitiva

David Rocha, presionado por el sevillista San Emeterio. / J. J. ÚBEDA
David Rocha, presionado por el sevillista San Emeterio. / J. J. ÚBEDA

Los azules buscarán encadenar su cuarto triunfo por primera vez desde 2014 | El conjunto carbayón, que inició 2017 con una goleada en contra ante el Sevilla Atlético, vuelve al feudo del filial hispalense en su mejor momento de la temporada

I. Á. OVIEDO.

Once meses separan el duelo que acometerá este domingo el Real Oviedo del último que libraron los azules a domicilio con el Sevilla Atlético. Menos de un año, tiempo suficiente para que la situación de ambos equipos se haya modificado radicalmente para alegría carbayona y desilusión hispalense.

Con dos nuevos entrenadores en los banquillos después de que este verano los azules confiasen el suyo a Anquela y los sevillistas eligiesen a Tevenet para cubrir la marcha de Diego Martínez, los carbayones han logrado despegar este curso, al contrario que el joven cuadro nervionense, atascado desde el inicio en el fondo de la clasificación. De esas dudas tratarán de sacar tajada los jugadores que dirige Juan Antonio Anquela para enlazar su cuarto triunfo y refrendar que no alberga semejanzas con ese equipo que se mostraba vulnerable como visitante e inició 2017 con una goleada en contra ante el rival al que se enfrentará este fin de semana.

El 5-3 sufrido por los azules en el Ramón Sánchez Pizjuán, escenario de los encuentros como local de un Sevilla Atlético que este curso ha trasladado su feudo a la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros Palacios, acentuaba el duro momento por el que atravesaba el conjunto dirigido por Fernando Hierro, que encadenaba en tierras andaluzas su tercera derrota consecutiva. Una dinámica de resultados opuesta a la actual, en la que los oviedistas persiguen un póquer de victorias consecutivas que se les resiste desde el mes de septiembre de 2014, cuando los azules encadenaron tres jornadas sin dar su brazo a torcer después de cerrarle el paso con contundencia (4-0) al Amorebieta en la Copa del Rey.

Frente al equipo de la categoría que menos puntos ha sumado como local esta campaña, los carbayones confían en confirmar su mejoría como visitantes y dar continuidad a su buena racha de resultados. Con la baja de Carlos Fernández, el referente ofensivo del conjunto nervionense, los sevillistas pierden un arma importante para tratar de provocar las fisuras en un entramado defensivo azul que ha elevado su fiabilidad para cimentar su idilio con los resultados positivos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos