Real Oviedo

Real Oviedo | «Quiero personalidad propia»

Anquela, ayer en El Requexón, antes del inicio del entrenamiento a puerta cerrada del equipo./ELOY ALONSO
Anquela, ayer en El Requexón, antes del inicio del entrenamiento a puerta cerrada del equipo. / ELOY ALONSO

Anquela confía en que el equipo recupere mañana la solidez defensiva | El técnico oviedista no confirma si cambiará el sistema del equipo, pero advierte de que para ganar «los mejores tienen que estar en el campo»

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

Los resultados del Real Oviedo no están siendo los esperados y Juan Antonio Anquela es consciente de ello. El técnico, sin embargo, tiene claro también que el camino para cambiar la situación no es otro que el del trabajo y tratar de ser un equipo sólido, que sepa lo que tiene que hacer en el campo. El entrenador reconoce que uno de los aspectos que deben mejorar es recuperar la solidez defensiva, una tarea que asume, «es misión de todo el equipo».

El técnico no ha querido adelantar si cambiará el sistema de juego, pasando a utilizar tres centrales y dos carrileros, pero sí insistió en que tiene claro que para que el equipo ofrezca su máximo rendimiento, «los mejores tienen que estar en el campo».

Más noticias

Lo que reiteró ayer el entrenador es que no va a cambiar su discurso, ni su «forma de trabajar o entender el juego», ya que lo que quiere es «un equipo que sepa jugar a lo que le corresponde y que tenga una personalidad propia». No obstante, admite que, hasta ahora, «nos está costando muchísimo mantener eso, en algunos partidos hemos estado bien pero nos cuesta muchísimo mantenerlo en los 90 minutos».

Una cuestión que el técnico quiso matizar es a lo que se refiere cuando habla de competir, un concepto que para él «engloba ser intenso, estar bien colocados, saber lo que se quiere y jugar bien al fútbol». Continúa con una afirmación que ofrece pocas dudas: «El equipo que no juega bien no gana». Un ejemplo de ello es el próximo rival. «El Lugo no está primero por competir, si no por hacer bien todas esas cosas».

Para lograr este objetivo considera clave que los futbolistas tengan claro lo que deben hacer en el campo, algo que para él se logra cuando estén «convencidos y crean en aquello que hacen». Eso cree que se logra con el tiempo, tal y como le sucedió durante su etapa en Alcorcón. «Me costó cinco años hacer un buen equipo y ahora cinco años no se lo dan ni a los mejores».

El técnico oviedista insiste en que el equipo que quiere debe ser «sólido», algo que por ahora no ha logrado. «Hemos jugado de diversas maneras, pero no damos con la tecla en ese sentido». Anquela tiene claro que para ganar un partido «los mejores tienen que estar en el campo, aunque les puedan faltar algunas cosas», precisa.

Admite el técnico que no puede estar feliz con las derrotas, «me afectan y estoy preocupado». Pero eso sabe cómo se soluciona, dice. «He vivido situaciones más complicadas que ésta y siempre hemos salido, teniendo calma y paciencia y sabiendo que el trabajo que hacemos siempre da resultados, por eso no vamos a cambiar». En su opinión, eso es importante para tener «un vestuario unido».

Una de las ventajas que apunta el entrenador es que hasta ahora la afición ha tenido paciencia y ha estado con el equipo, aunque no llegaran los resultados. «La gente ha estado muy por encima de nosotros, ha sabido tener la calma necesaria y nosotros no estamos dando el nivel esperado», abunda. Por ello insiste en la paciencia, ya que recuerda que lo que busca es «construir un equipo y eso no se hace de la noche al día, y menos con los problemas que hemos tenido».

Sobre la posibilidad de realizar cambios explicó que siempre intenta hacer pruebas para colocar el equipo, consciente de que «tenemos un problema grave, que encajamos muchos goles». Aprueba el balance ofensivo de su equipo pero no obvia los problemas que arrastra atrás, «donde no estamos siendo fuertes». Anquela insiste en que «un equipo tiene que ser un bloque desde arriba hasta abajo», conocedor de que «no puedo pedir a gente que tiene unas cualidades que cambien de la noche a la mañana, pero que vamos a ir por ese camino no tengo duda. Yo intentaré poner lo que crea que puede dar esa solidez y consistencia al equipo que ahora mismo no estamos teniendo».

El técnico ironizó sobre la solidez defensiva que se le presuponía a su equipo en pretemporada y que luego «empezamos Liga y nos metieron tres. Los que somos protagonistas de esto lo que tenemos que hacer es no cambiar ni a las duras ni a las maduras, y hay que apoyarse en la gente, en el club y en el vestuario sobre todo, que somos los que tenemos que sacarlo adelante». Mejorar eso es un objetivo que sabe que les «llevará tiempo, porque todo en la vida lleva tiempo, pero al final se consigue cuando los cimientos son sólidos».

Lo que no quiere es poner escusas en las bajas «lo que hay es con lo que se tiene que trabajar. Tenemos que dar el máximo y estar concentrados durante todo el partido y sacar el máximo de cada uno. No se puede llorar ni andar con quejas». Además, confía en los suyos: «Es evidente que los resultados no nos están acompañando pero el equipo trabaja bien entre semana».

Síguenos en:

Fotos

Vídeos