REAL OVIEDO

Real Oviedo | Ramón Folch: «Tácticamente soy listo»

Ramón Folch coge a un niño que acudió a su presentación en el Carlos Tartiere. / ÁLEX PIÑA
Ramón Folch coge a un niño que acudió a su presentación en el Carlos Tartiere. / ÁLEX PIÑA

«No me gusta fallar ningún pase y trato de ayudar a mis compañeros haciendo coberturas», explica el de Reus, que llega a Oviedo para «seguir progresando»El catalán, segundo jugador con más robos el pasado curso, huye de la etiqueta de recuperador

IVÁN ÁLVAREZ OVIEDO.

Con una ristra de agradecimientos que después prolongaría a pie de grada inauguró ayer Ramón Folch su etapa como jugador del Real Oviedo, el club que le convenció al plantearle un proyecto «muy ambicioso» en el que participará desde la medular. «Hubo un primer contacto y desde el primer momento me ilusionó mucho», recordó acerca de cómo se gestó su llegada al Carlos Tartiere el centrocampista catalán, que se definió como un hombre «de pocas palabras» y confesó sus ganas de ponerse a las órdenes de Anquela el próximo lunes.

«Se me abrieron mucho los ojos al escuchar Real Oviedo y no me lo pensé», confesó el mediocentro nacido en Reus, consciente de que llega a «un club histórico que quiere volver a donde se merece». «Vengo de categorías muy bajas y quiero seguir progresando», aseveró el centrocampista, con la fórmula muy clara para prolongar en el Carlos Tartiere una progresión en su carrera deportiva que le ha permitido mejorar «cada año». «Trabajo, trabajo y trabajo», proclamó.

Guiado por esa consigna se convirtió en la campaña de su estreno en la categoría de plata del fútbol español en el segundo que más balones recuperó del último campeonato liguero. Una vitola de la que ayer se desmarcó en la sala de prensa de su nuevo estadio. «Me sorprenden un poco las estadísticas, no soy partidario de mirarlas, pero no me considero un jugador que recupere muchos balones», señaló antes de desgranar su tipología de juego.

«Tácticamente soy listo. Bueno, no me considero muy listo, pero intento estar bien colocado. No me gusta fallar ningún pase y sobre todo trato de ayudar a mis compañeros corriendo, trabajando y haciendo coberturas», expuso el que fuera capitán del Reus, donde se adaptó a un doble pivote tanto en el rol defensivo como el ofensivo y a desarrollar las labores de ancla por delante de la retaguardia. Una versatilidad que pondrá al servicio de Anquela, con el que todavía no ha hablado, pero del que ya tiene referencias gracias a excompañeros que estuvieron a sus órdenes. «Me han hablado bien de él. Sé que es un entrenador con carácter que saca lo mejor de todos los jugadores. Tengo ganas de conocerle ya para ver qué es lo que me va a pedir».

Más información

Licenciado en Telecomunicaciones y con un máster en Aplicaciones Multimedia, a sus 27 años no pierde la perspectiva a pesar de irrumpir con fuerza en la categoría de plata del fútbol español gracias a una gran temporada que le abrió las puertas de la entidad carbayona. «Me considero muy humilde», aseguró el centrocampista, que prefiere alejarse de retos y metas para centrarse en el trabajo diario en aras de alcanzar el objetivo colectivo. «Se me abrieron mucho los ojos al escuchar Real Oviedo y no me lo pensé», explicó acerca del magnetismo de la entidad. Un club «especial», como se encargó de explicarle Jorge Menéndez Vallina, su 'cicerone' en ausencia de César Martín.

Fotos

Vídeos