Real Oviedo | La confirmación pasa por el Tartiere

Los jugadores Mossa y Varela, durante uno de los ejercicios en el entrenamiento de ayer, en El Requexón.
Los jugadores Mossa y Varela, durante uno de los ejercicios en el entrenamiento de ayer, en El Requexón. / ELOY ALONSO

El Real Oviedo vuelve a jugar como local un mes después para recibir al Almería

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El Real Oviedo vuelve al Carlos Tartiere casi un mes después de su última cita, y lo hace con el propósito de seguir siendo el mismo equipo solvente que ha ganado en los cinco últimos compromisos como local. Para ello deberá superar a un Almería que, tras un mal inicio, con la llegada de Lucas Alcaraz al banquillo, ha recuperado posiciones hasta llegar a la mitad de la tabla.

El encuentro de esta tarde ante el conjunto almeriense será una buena oportunidad para medir el rendimiento de los menos habituales, ya que serán varios los que deban formar parte del once, debido a las bajas. La convocatoria que ayer facilitó Anquela la completan los únicos 18 jugadores disponibles de la primera plantilla, incluido Varela, que superó el proceso gripal que arrastraba. Son novedades en la misma Yeboah, Pucko y Verdés.

El técnico azul insistió el pasado jueves en la necesidad de no distraerse, de la importancia y de la dificultad del encuentro de hoy ante el Almería. En ese sentido puso como ejemplo que el equipo azul disputó dos partidos consecutivos a domicilio en los que dio el máximo y no fue capaz de ganar, debido a la dificultad que plantean todos los rivales. Anquela advirtió de que el Almería no será una excepción.

Más Real Oviedo

El conjunto ovetense saldó con empates los dos primeros partidos del año, ante rivales de la zona alta, el Huesca y el Rayo Vallecano, aunque las sensaciones del equipo fueron las de haber podido sumar los tres puntos, pero errores puntuales acabaron condenando al equipo a no ganar y, con ello, no haber podido dar un golpe de autoridad.

Los dos empates no impidieron que los ovetenses sigan en el tercer lugar de la clasificación, pero para ratificar el buen momento, el Real Oviedo debe volver a ganar en casa. Las sensaciones del equipo están siendo buenas y el ambiente es optimista, pero el entrenador ha insistido toda la semana en rebajar el exceso de confianza que pudiera producirse.

El encuentro de esta tarde tiene una dificultad añadida. Anquela no podrá contar con tres de los titulares habituales: Forlín, Christian Fernández y Mossa, por sanción. Además, las ausencias se concentran en la zaga, parcela en la que entrarán jugadores que apenas han tenido minutos.

El técnico no ha dado demasiadas pistas sobre sus intenciones, pero todo apunta a que no cambiará de sistema y mantendrá la defensa con tres centrales. Al menos fue lo que más se vio en los campos de El Requexón durante las prácticas semanales. La alternativa sería volver a los cuatro defensas.

Una de las pruebas duras para el conjunto de Anquela será adaptarse a la ausencia de un jugador como el argentino Forlín, que en las últimas jornadas se ha convertido en el líder de la zaga y es quien pone orden en las tareas defensivas. El argentino ha sido titular siempre desde que se pasó a la defensa de tres centrales, para actuar como libre y convertirse en uno de los jugadores más destacados del equipo azul.

La misión de suplir al argentino será para Verdés, que desde que se lesionó en la novena jornada ante el Tenerife únicamente jugó un minuto en el partido ante Osasuna. El valenciano, que empezó la temporada como titular, es uno de los jugadores que cuenta con la confianza del técnico que, poco amigo de los cambios cuando las cosas van bien, le mantuvo en el banquillo hasta ahora.

La posición en que deberá actuar Verdés es nueva para él esta temporada, ya que hasta ahora había ocupado la plaza de central zurdo. Precisamente el que venía siendo central por el flanco izquierdo hasta ahora, Christian Fernández, también será baja por acumulación de amonestaciones.

El sustituto del cántabro parece que será el argentino Valentini, que apenas a tenido minutos esta temporada. Una alternativa sería que el uruguayo Cotugno, que hasta ahora había jugado como lateral, se adapte a la posición de central diestro, con lo que Carlos Hernández pasaría a la izquierda.

La otra ausencia del conjunto ovetense para esta tarde es la del habitual carrilero por la izquierda, Mossa. La plaza del valenciano será para Varela, salvo sorpresa. El defensa andaluz no pudo entrenarse el pasado jueves debido a un proceso gripal, por el que han ido pasando muchos de los componentes de la plantilla oviedista, pero ayer sí lo pudo hacer y finalmente ha entrado en la convocatoria.

No obstante, habrá que esperar a comprobar el estado del jugador antes del encuentro. En caso de que no se recupere, Anquela estaría obligado a contar con Diegui Johannesson o Cotugno a pierna cambiada.

En el resto del equipo no se prevén novedades, ya que el único jugador de los habituales que ha tenido algún problema fue el centrocampista Folch, aquejado de un proceso gripal. No obstante, una posibilidad es que el delantero Toché pudiera tener la oportunidad de volver al once, ya que ya ha tenido unos minutos en las dos últimas jornadas.

El once más probable de los azules será el formado por: Alfonso; Carlos Hernández, Verdés, Valentini; Diegui Johannesson, Folch, Rocha, Varela; Aarón Ñíguez, Linares y Saúl Berjón. La convocatoria la completan Juan Carlos, Cotugno, Mariga, Hidi, Pucko, Yeboah y Toché. Fuera de la convocatoria se quedó, además de los sancionados, Fabbrini, al igual que Viti, Edu Cortina y Prendes, los tres jugadores del filial que habitualmente entrenan con el primer equipo y con ninguno de los cuales podrá contar Anquela.

La plantilla realizó ayer el último entrenamiento de la semana en El Requexón y se concentrará esta mañana en el hotel Ayre para almorzar y esperar a la hora del encuentro.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos